«En promedio, tenés 78 años de vida. Los primeros 18-20 son de aprendizaje, así que te quedan 58. Gastar 2 años haciendo algo que no disfrutás, significa el 3.4% de tu vida. ¿Qué vas a ganar con esa inversión? ¿Plata? ¿Qué vas a hacer con esa plata que valga el 3.4% no reembolsable de tu vida? ¿Una habitación extra en tu casa?.»

Ese es el remate de un interesante post (en inglés) de Majd Taby, que yo vi en Necedades (y que me hace acordar bastante a una frase sobre el dinero y la salud que se le atribuye a Buda).

Y antes de que digan nada, ya sé que más de uno me va a decir que a veces hay que hacer trabajos que no disfrutamos, o que no nos gustan, y que la vida no es todo color de rosas. Seguro. Nomás está bueno recordar que, con viento a favor, 2 años de hacer durante al menos 8 horas por día algo que no disfrutamos hacer, sigue siendo el 3.4% de nuestra vida.

No importa si tenemos excusa, justificativo, o si ya nos acomodamos a resignarnos a la idea. Sigue siendo (con «suerte» de que tengamos una buena vida y con «suerte» de que solo sean 2 años) un 3.4% no reembolsable de nuestra vida. 🙂