Ayer estuve reflexionando en que a veces la gente que tiene buena onda se termina metiendo en el ritmo y en la negatividad de los demás. Y eso es porque a veces los que comparten esa buena onda la juegan de callados. Entonces aquellos impulsores de la buena onda se empiezan a sentir solos y eso, en un bajón anímico, los desalienta. Por eso decíamos hace un tiempo que hay que apoyarse más.

Gary Russo - El Sinatra de la Segunda AvenidaY eso quiero hacer con ésto de la «Gente buena onda«, que la hay, y que es mucha. En éste caso el representante de la Gente buena onda es Gary Russo, un obrero de la construcción que trabaja en el subte de la 2da Avenida de Nueva York y que, en sus ratos libres para almuerzo, se pone a cantar Sinatra para que la gente que pasa se olvide un poco del ruido, del tráfico, y del «ajetreo» que significa la construcción y Nueva York en sí…

Crea como un ambiente aparte, una burbuja de buena onda en la que pasar un ratito aunque sea, camino al trabajo, o a alguna responsabilidad. La gente ya le puso «El Sinatra de la Segunda Avenida«. Tiene claramente un talento natural, pero aparte se le nota un aire de buena onda en la sonrisa, que me suena sincera, simple. Y en lugar de mostrar todo eso en Broadway, lo está mostrando en la 73 y 2 de Nueva York (por lo menos por ahí va la construcción en éstos días, en los que se grabó el video :P).

Yo ésto lo vi gracias a Pablito Sanchez en Facebook.