Señoras, señores, señoritas, niños, niñas… tenemos un brand new Tito. Y casi que estoy prendiendo humo blanco para anunciarlo y todo.

Después de cumplir un año quebrado el verdadero Tito, y después de su misteriosa destrucción total (misteriosa porque andá a saber qué le pasó mientras no estaba bajo mi cuidado), hemos cumplido con el duelo, hemos vendido la Blackberry 9700, hemos vendido la Macbook, y hemos adquirido un nuevo iPhone 3GS para reemplazarlo dignamente.

Y cuando digo «hemos», hablo de mi y de todo el que se solidarizó con un comentario sentimental en el post del QEPD. 😛

Al teléfono lo compré hace menos de una semana por MercadoLibre (Personal y Movistar lo tienen agotadísimo, y los de Claro a mi no me agarran nunca más), pero me pareció prudente y respetuoso (?) hacer un duelo por el verdadero Tito.

Éste en el iTunes por el momento aparece como Tito Reloaded, aunque se barajó la posibilidad de ponerle Saverio. Es un nombre muy raro, pero tiene cara de Saverio, la verdad. Si alguno recomienda un nombre más copado, lo analizará el equipo encargado de esa cuestión.

La primer foto que saqué con el teléfono fue de mi amada señora Madre (como con todos los celulares que compré en mi vida), y la primera que se hizo «pública» fue ésta.

Por un lado no quería hacer un post de ésto, pero por otro me sentía traicionando al que le importa al no contar tremenda novedad en el blog. 😛

Así que, dejando claro eso, le damos una calurosa bienvenida al nuevo Tito, lo he vestido de Racing como la cuestión amerita, y prometo amarlo y cuidarlo hasta que la muerte (la suya, espero) nos separe.

——————————————————————

Nota al márgen: a partir de éste patético «estudio» que publica La Nación, me veo obligado a declarar que todas éstas cosas del nombre, y todo ésto, son en joda.

Por favor que se sepa sobre todo que yo no acaricio a mi iPhone. Se lo presto a todos los (amigos) que me lo pidan (de ahí que esté roto y todavía no sepa cómo). Y lo uso de reloj y despertador… como usaría cualquier teléfono.

Nota para el lector, con la mejor onda: Si realmente tenés miedo de volverte adicto a tu iPhone estás del marote, pibe. Salí YA y comprate un perro, buscate un hobbie, una novia, un mejor amigo, ALGO.