Hoy me encontré esta frase dando vueltas por Tumblr y me dejó pensando: «Si sabés que lo podés hacer mejor… entonces hacelo mejor«. Y listo. Simple.

Nadie dice que «seas el mejor». Es otra cosa: si lo podés hacer mejor de lo que lo estás haciendo, hacelo mejor. No te quedes a la mitad. No te conformes con una parte del resultado. Hacelo mejor.

Sea cual sea el trabajo que hacés, en lo que sea a lo que te dediques todos los días (como hobbie, como trabajo, como lo que sea), si sabés que podrías hacerlo mejor, hacelo mejor. Si sabés que no usaste todo tu potencial, probá de nuevo y hacelo mejor.

Si sabés que en la chance que tuviste hoy no dejaste todo en la cancha, no te tires abajo con la presión, pero no te permitas volver a guardarte nada en la próxima oportunidad.

Salga como salga al final, que haya sido dejándolo todo, sin guardarte nada. Que no sea tu esfuerzo mediocre el que le dejaste al mundo. Que sea lo mejor que tengas. Jugá cada pelota como si fuera la última. Cumplí cada día con la chance de poner en serio lo mejor que tenés. Y andá a dormir con el orgullo de haber puesto todo sobre la mesa.

Después vemos si ganaste, perdiste, si te fue bien o mal, o si fuiste el mejor de todos los demás. Pero que nadie te pueda reprochar (ni siquiera vos) que no fuiste la mejor versión de vos mismo que podías ser hoy.

Que no sea cuestión de compararse con el resto y sumarte presión sin necesidad. Que seas vos, frente a lo que tenés adelante para hacer (tu trabajo, tu hobbie, tu rol en la familia, tu rol en alguna relación), buscando ser la mejor versión de vos mismo. No conformarte, no quedarte en la mitad del camino. Vos explotando todo tu potencial y sorprendiéndote de las cosas que terminás logrando con el tiempo.

Porque sí, ya vas a tener chances de ir mejorando con los días. Nadie espera que seas lo mejor que podés llegar a ser en el día uno, porque hace falta ir aprendiendo, mejorando, equivocándose si es necesario, dudando, tomando riesgos, y probando. Pero en lo que tenes a mano, encargate de ser la mejor versión de vos mismo que podrías ser HOY.

Y haciendo eso todos los días, la de mañana a va terminar siendo un poco mejor, y la de pasado mejor, y en un mes o un año te va a costar creer lo lejos que llegaste. Pero eso se empieza dejando todo en cada pelota. HOY.