Una vida sin limites

«Si hicieramos todo lo que somos capaces de hacer, nos quedaríamos atónitos.»

Dicen que la dijo Thomas Edison.

Hace poco me vi «Limitless» (acá es Sin Límites, con Bradley Cooper y Robert De Niro), una película que por su idea central me dejó bastante pensativo, activo, productivo, y efectivo.

La película cuenta de una supuesta nueva droga legal que permite usar el 100% del cerebro. Acceder al 100% (hay algunos estudios que dicen -y otros que niegan- que podemos acceder solo al 10 o 20% del cerebro) y explotar toda la capacidad de nuestra mente. Conectar la información útil en el momento necesario, recordar todos los datos importantes, usar mejor cada capacidad. Desatar todo nuestro potencial. Ser todo lo que podrías llegar a ser.

Casi que no pude terminar de verla sin activarme, ponerme a hacer cosas. Ordenando mi cuarto casi por instinto, aprovechando mejor el tiempo, tachando pendientes, acomodando mejor las tareas, haciendo más cosas y mejor, perdiendo menos oportunidades, generandome otras nuevas, y demás. Una buena combinación con la publi de «Luck is an attitude«. Y charlando con algunos amigos que la vieron, noté que a todos nos pasó más o menos lo mismo.

Es como un empujón de motivación. Un reflejo de todo lo que podrías estar haciendo y no hacés. De cómo podría ser la vida si nada más activaras algunas cuestiones, si entraras en movimiento. Después de eso también descubrí (por más obvio que suene) que lo difícil es arrancar. Una vez que uno agarra cierto ritmo, hay cosas que antes costaban muchísimo y ahora salen naturales.

Y más allá de hipótesis y teorías sobre el uso del cerebro, me hizo preguntarme eso: ¿Qué pasaría si usáramos el 100% de nuestras capacidades a favor nuestro?. ¿O qué pasaría al menos si aprovecháramos el 100% de las oportunidades?. Si dejáramos de posponer, de dejar de hacer cosas por vagancia, miedo, fiaca, calor, o incertidumbre. Si activáramos. Naturalmente, sin pastillas. 😛

Se me ocurre que llegaríamos más lejos, cumpliríamos más sueños, viviríamos más y mejor, nos arrepentiríamos de menos cosas… ¿A alguien se le ocurre algún efecto colateral negativo?. 😛