Ya dije que quiero un perro, ¿no?. Y ya dije que al mismo tiempo no quiero otro perro, porque no quiero reemplazar al eterno Truman, 9 de área, goleador nato del partido de la vida. Si ya bastante ruido me hacía en la cabeza esa idea, ahora aparece ésto y peor todavía.

«Lucky Dog» se llama la publicidad hecha para Lotto (Lotería de Nueva Zelanda) por la agencia DDB. Quiero ese velero, ese perro, esa suerte loterística, y un poquito mejor de suerte climática nomás.

Y ya que estamos en clima de veleros, tormentas, e imágenes tristes, hagamos nuestro duelo (un duelo de hace 2 meses que nunca hicimos acá) por el Proyecto Shamrock, que tristemente llegó a su fin. El Shamrock era el velero de nuestro querido Burro (de Hernán, ¿te acordás?), y ahora naufraga por el océano con roturas en el timón (el barco, no el Burro).

Que en las olas descanse…