Saltar al contenido

Categoría: Sueños

Vacíos de pendientes y llenos de experiencias

Todos tenemos en la vida alguna pequeña lista (anotada en algún lado u olvidada en la memoria) de cosas que queremos hacer algún día. Que «nos gustaría», que «tendríamos que hacer», pero que no tienen puesto un tiempo determinado ni una fecha límite en nuestra vida.

Las hay de todos los tamaños, estilos y gustos. Cosas grandes, medianas y chiquitas. Tirarse en paracaídas, ver tal película, aprender a cocinar tal plato, ir a un recital de tal banda, hacer tal viaje o cumplir determinado sueño.

Y están ahí, como pendientes eternos que nunca bajamos a la vida real. Como cosas nuestras de las que en realidad nunca nos adueñamos, porque son nada más deseos de algo que «algún día» te gustaría hacer.

Y hay veces que te cruzás a alguien en la vida que ya cumplió (o está cumpliendo) todos esos pendientes que vos posponés para siempre. Te lo cruzás físicamente (un amigo, un pariente, un conocido, el amigo de un amigo en una fiesta) o por internet (en este caso, casi siempre es un yanqui o un chino, por una cuestión de estadística).

Y sentís un poco de alegría mezclada con envidia de que él sí lo hizo, sí se animó, sí se tomó el tiempo, o (la más tramposa de todas) «él sí lo PUDO hacer». Cuando la verdad es que casi siempre el pobre hombre lo único que hizo fue tomarse en serio sus deseos y pasiones y ponerse manos a la obra.

La propuesta es que a partir de hoy empecemos a mejorarnos la vida eliminando esos pendientes. No borrándolos de la lista resignados, sino poniéndoles un fecha límite y empezando a cumplirlos de a uno.

Que no sean más sueños, que sean planes. Que no sean más cosas de «algún día», sino cosas de hoy, de mañana, de la semana que viene, o de sí o sí, antes de que termine el mes.

HOY anotate en ese curso, hoy empezá esa carrera, hoy salí a correr, hoy andá al gimnasio, hoy aprendé a cocinar ese plato, empezá ese libro, llamá a esa persona, decile de salir a ese/a que te interesa, proponele matrimonio a tu pareja.

Hoy empezá a ahorrar y planear ese viaje, mirá esa película, planeá esa fiesta, arrancá ese proyecto. Averiguá desde dónde salen los paseos en globo en tu ciudad y planeá un día para hacerlo. Preguntá dónde aprender ese idioma y dale una chance. Averiguá en qué playa se puede aprender surf cerca de donde te vas de vacaciones.

Que sea hoy. Y si es imposible que sea hoy, que no pase de hoy el hecho de planearlo, de pensarlo, de ponerle fecha, de dar el primer paso en dirección a la realización de ese pendiente. Basta de los «siempre quise…», «siempre soñé con…».

Que se termine ese tiempo de quedarse con las ganas, y que si fuera a pasar que tu vida acá en la tierra termine mañana, puedas decir que la terminaste vacía de pendientes y llena de experiencias. 🙂

Vacíos de pendientes y llenos de experiencias

12 comentarios

¿Cómo sería el mundo si Steve Jobs se hubiera conformado con un trabajo normal?

Salvo que te apasione algún oficio dentro de todo «tradicional» (abogado, contador, médico, arquitecto, etc), es casi seguro que alguna vez tuviste algún tipo de presión para dejar «esa cosa medio hippie» que «estás probando» y en su lugar «ponerte a trabajar en algo en serio». Y probablemente hayas considerado más de una vez la idea de seguir el camino «normal». El que siguen todos, que (dicen) es más seguro y menos riesgoso, más serio, y etc.

Pero, ¿alguna vez te pusiste a pensar qué hubiera pasado si Steve Jobs se hubiera conformado con un trabajo normal? ¿Cómo sería el mundo si él hubiera hecho caso a esas voces, decidido que «era muy difícil pensar diferente» y hubiera elegido conformarse con ser un ejecutivo de ventas cualquiera? ¿Y si Gandhi hubiera sido un abogado más?

Nadie dice que esté mal ser abogado ni tampoco que te apasione serlo. Yo también vi Suits y sé que es posible. 😛 No, en serio: el problema es que a algunos nos apasionan otro tipo de caminos, menos normales, menos «estándar», y a veces cuesta seguir ese camino sin hacerle caso a la mayoría que nos lleva a ponernos en la fila de los tradicionales.

La idea del video me dejó pensando en que todos podemos hacer una amplia gama de trabajos «normales», estudiar carreras normales, y seguir los caminos más aceptados por todos. Pero cuando hacés lo que te apasiona lo hacés con una entrega diferente, con un amor diferente, y con una excelencia diferente también.

Y esa excelencia, esa pasión, y esa perseverancia que vas a desarrollar para seguir a pesar de los obstáculos, de los errores, de los miedos, y de las cosas que puedan surgir en el camino te van a llevar muchísimo más lejos que tener sólo la necesidad de cobrar un sueldo.

Y es verdad, probablemente nosotros no terminemos siendo Steve Jobs, Messi, Manu Ginóbili, Julio Cortázar o Gandhi, pero el mundo está hecho por gente como nosotros, que persiguió sueños, obsesiones, inspiraciones y proyectos personales. Y aunque no vayamos a ser los mejores del mundo en nuestro rubro, nosotros también merecemos poder darle una chance a nuestras pasiones.

Así que aunque cueste, y aunque por momentos sea todo cuesta arriba, no dejemos de seguir los caminos por los que nos lleva ese calorcito en el pecho. No nos conformemos con encajar en el mundo ideal de otro si nuestra pasión en realidad quiere que vayamos para otro lado.

Quiero decir, tiene que haber algo más en la vida que esto:

Rutina

Yo vi el video en Creatividad Publicitaria. 🙂

Deja un comentario

¿Cómo sería tu vida si ganaras 100 millones de euros?

https://www.youtube.com/watch?v=8i5dPa5_7F0

¿Qué harías si ganaras la lotería? ¿Cómo sería tu vida si de alguna manera ganaras 100 millones de euros? Esa pregunta responde esta nueva publicidad (a mi gusto genial) de EuroMillones (la lotería europea).

Algunas cuentas del diario La Vanguardia dicen que con 100 millones de euros podés comprar un club como el Espanyol, o jugadores como Bale, Neymar o Suárez, o algún cuadro de Rembrandt o Warhol, o la mansión Jordan (varias), o una isla en Europa, o hasta lanzar una sonda espacial…

Pero vos, en tu vida real, ¿qué harías con 100 millones de euros? ¿En qué te los gastarías? ¿O en quién? ¿O en qué experiencias, productos, servicios?

Al margen de que:

  • 1) Siempre recomiendan tener mucho cuidado al administrar plata que ganaste con herencias o juegos de azar (porque la gente la suele dilapidar y volver a su vida normal en cuestión de meses), y…
  • 2) Varias de esas cosas pueden hacerse sin necesidad de ganar la lotería o ser millonario

Lo cierto es que muchas veces a la hora de imaginarnos que haríamos si de golpe tuviéramos muchísima plata, damos de baja un montón de límites mentales y empezamos a planear y soñar con una libertad que puede servir a la hora de re-pensar la vida. A mi me sirve mucho para eso el video de «¿Qué harías de tu vida si la plata no importara?«.

Porque pensar así por un rato te deja ver cómo realmente disfrutarías tu vida. Entre qué cosas andaría tu ideal. Haciendo qué, pasándolo con quién (o quiénes), en qué lugares, de qué maneras.

No estoy haciendo un llamado público a dejar de trabajar e invertir todo en tratar de ganar la lotería. Para nada. Pero sí a, con una pregunta que puede sonar banal o superficial, empezar a descubrir (o re-descubrir) cuáles son esas cosas que transformarían a tu vida en la mejor vida que (vos, puntual y personalmente) podrías tener.

Así que vuelvo a preguntar: ¿Cómo sería tu vida si ganaras 100 millones de euros? ¿Y si no? 🙂

¿Cómo sería tu vida si ganaras 100 millones de euros?

8 comentarios

Es real: una máquina para fabricar Coca-Cola en tu casa

La noticia: Se inventó una máquina para fabricar Coca-Cola de verdad en tu casa. Funciona con cápsulas (como las máquinas de café), se llama «Keurig Kold» y tiene un convenio con The Coca-Cola Company, así que sí: es la mismísima fórmula original de la Coca-Cola, en tu casa, resumida en una cápsula.

Dicho de otro modo: Es como la Nespresso pero para Coca-Cola, claro. Se ve así:

Keurig Kold: Fabricar Coca-Cola en tu casa

La maquina para hacer Coca-Cola en cápsulasY sí, la maquina es real, oficial, y ya está a la venta. Cuesta U$S 370 y ya se puede comprar en su sitio web oficial. La caja con 4 cápsulas de Coca-Cola cuesta U$S 5 (y sirve para un sólo vaso, casi un cuarto de litro).

También se pueden hacer otras bebidas como Sprite, Fanta, las versiones light y zero de la Coca-Cola, aguas saborizadas, bebidas deportivas, cervezas de raíz, ice tea, Dr. Pepper y etc.

Cada bebida sale con el gas ideal (sin necesidad de una garrafa, el gas viene en la cápsula), la temperatura exacta (3.8 grados centígrados, no necesitás agregarle hielo), tarda 90 segundos, y trae 236 mililitros (una latita de las normales de Coca-Cola trae 355).

Y tiene un «Modo Fiesta» que puede preparar más de 30 vasos de un tirón.

El video de presentación, encima, tiene mucha onda:

3 comentarios

¿Cómo atreverse a soñar los sueños de tu vida?

Estoy convencido de que vivimos mejor y brillamos más cuando tenemos un sueño claro, una dirección, un destino de llegada al que apuntar. Es más fácil enfocar los esfuerzos, más difícil distraerse con cosas que no nos llevan a ningún lado, y más divertido motivarse con las partes aburridas.

Así que la tarea para los que hoy no tenemos pensado nuestro próximo sueño, puede ser esa: Poner una meta, un objetivo, soñar un sueño clarobuscar un ‘qué’ que te motive«, dice el video), ponerle fecha a ese sueño para que no quede sólo en el mundo volátil, y trabajar para conseguir eso que soñamos. Y punto.

Hay que dejar de creerle a los que dicen que no se puede (incluso si los que lo estamos diciendo somos nosotros mismos), dejar de darle bola a los que sólo buscan desanimar (o recordar todas esas veces que no pudimos), perderle el miedo a fallar, a no saber, o a lo desconocido, y de una vez por todas, empezar a probar. Como cuando eramos chicos y no sabíamos que no se podía. Que el conocimiento y la experiencia que tenemos hoy no nos saquen la curiosidad y esa fe un poco ciega en nosotros mismos que teníamos al principio.

Si algo te desanimó en el camino, si se cayó algún sueño pasado, si perdiste algo, o si algo te hizo perder la confianza, empezá de nuevo. Reavivá ese fuego. Volvé a confiar. Volvé a darte una oportunidad. Y si hoy de nuevo no sale, mañana volveremos a intentar. Hasta que salga. 🙂

Atreverse a soñar

Deja un comentario