Una ola estilo tsunami pero en Palermo Soho. Para dejar claro que no todos los efectos de las inundaciones son negativos. 😛 (acá es cuando el que tuvo la luz cortada 2 días me quiere asesinar a martillazos en la sien).

Tenemos las playas sin mar, el mar por otra parte de la ciudad, los gomones yendo por Av. Santa Fe, gente cruzando avenidas nadando crol, juegos de agua de gente cruzando con sogas… Buenos Aires volvió oficialmente a tener esa sensación de aventura que necesitabamos.

Esto es para todos aquellos que éste año no pudimos ir a la playa. En serio: Si querés volver a sentirte vivo, venite a Buenos Aires. Y traé la tabla que hay buenas olas. 😉