Saltar al contenido

Etiqueta: argentina

ÚLTIMOS DÍAS de #MiltonEnRusia

Va llegando el final de esta aventura loca que hemos vivido y compartido entre todos (o al menos entre todos los que quisieron compartirla).

Y aunque los análisis futbolísticos quedarán para nuestros calificados (?) periodistas deportivos, el saldo emocional para #MiltonEnRusia queda en positivo. Se cumplieron sueños, varios, y todavía falta un poquito más.

Gracias de nuevo a todos por bancar, a Fernet 1882 por soñar conmigo este sueño hermoso, y a @ValeriaSmith_AC, @pmtarantino y @fieritacatalano por ofrecer lo que tuvieron a mano para ayudar desde el arranque.

Desde ahora mismo y hasta el próximo (y seguramente último) video, me podés seguir en instagram o twitter.

3 comentarios

TODAVÍA HAY ESPERANZAS – #MiltonEnRusia

Así se vivió acá en Rusia Argentina vs Croacia, el cagadón de Caballero y el partido más importante de la era Sampaoli: Nigeria vs Islandia.

Cómo fuimos, cómo volvimos, qué sentimos y qué nos queda por vivir acá en Rusia. Stay tuned. (?)

Una vez más, gracias a Fernet 1882 por bancar y ayudar a cumplir esta locura hermosa que es (¡y sigue siendo!) el Mundial de Rusia 2018.

Y gracias a @ValeriaSmith_AC y @pmtarantino. 🙂

Deja un comentario

Mi viaje por Argentina con Fierita y Decidilo

Vuelvo a aparecer por estos lares después de un tiempo para contar que estoy recién llegado de un espectacular viaje por Argentina. Como la depresión post-viaje es algo real y desastroso, me puse a recapitular lo que viví para no sufrir, y el resultado de ese punteo de cosas geniales terminó siendo esto que se lee acá.

La cuestión es así: Fierita Catalano tiene un increíble proyecto viajero que se llama Decidilo, en el que, a través de sus redes sociales, sus seguidores votan los próximos pasos a dar en cada uno de sus viajes.

Ya visitó Estados Unidos con la Copa América, Japón, Canadá, México, Brasil y algunos países más, siempre con algún invitado. Ahora le tocaba hacer su primer recorrido por Argentina y no sé si por mi exuberante belleza o porque me quiere mucho (me inclino a pensar que es más que nada por la segunda), me invitó a mi a ser parte de ese viaje:

Viaje a Ushuaia con Decidilo

Nosotros empezamos pasando por 3 destinos, pero su promesa es recorrer todo el país y compartirlo todo en sus redes sociales y con el hashtag #DecidiloAR.

En este caso salimos desde Córdoba, la gente votó que vayamos hasta Iguazú, y de ahí votaron que nos fuéramos para Ushuaia, así que eso hicimos. Todo esto en menos de 10 días y con la misma valija (que armé en mi casa sin saber cuáles podían ser los destinos).

Porque ese es el primer punto destacable (al menos para mi, que estas cosas me encantan): Uno de los grandes fuertes de Decidilo es su comunidad. Es un grupo de gente que banca y acompaña a cada paso. Votando, twitteando, compartiendo, comentando, tirando tips, a veces hasta aportando contactos o experiencias.

Ya la mayoría se conocen entre ellos y se logra en el grupo esa sensación de que estamos viviendo entre todos esto que está pasando. Cada uno desde su lugar y a su manera, pero lo compartimos. Eso es algo que me gusta incluso más que el hecho de viajar (que de por sí me gusta mucho).

Pero volviendo al viaje, en el camino paramos en varios hoteles de primer nivel:

Para un tipo como yo, haber tomado los mates de la mañana mirando por la ventana de lugares tan geniales y diferentes entre sí, fue algo que todavía me tiene fascinado. Esta foto es de uno de los mates que me tomé en Ushuaia por ejemplo:

Hicimos un montón de excursiones, paseos, recorridos, salimos en vivo por la radio, anduve en helicóptero por primera vez en mi vida, estuvimos abajo y arriba de las Cataratas del Iguazú, y la parte que más me gusta siempre: conocimos mucha gente genial.

????

A post shared by Milton Vieyra (@emevieyra) on

Yo incluso me encontré con algunos lectores del blog de hace mil años (que después del saludo o la foto me reclamaron por estar escribiendo poco, y no me quedó otra que darles la razón) o seguidores de MuyLiebre que se van sumando a estas locuras de a poco.

Pero entre las grandes locuras que hace genial Fierita en este proyecto están las transmisiones en vivo que se pueden ver vía Periscope.

Hicimos varias por día, en diferentes lugares. Era salir con el teléfono a donde sea (un asado, una excursión en el medio de la nada, o el punto más austral del mundo, por ejemplo), enganchar conectividad y salir en vivo, leer los comentarios de la gente, compartir lo que veíamos y todo. A veces incluso en 360°.

Quedaron todas grabadas, por si alguno quiere verlas y entender de lo que estoy hablando. Yo, si hay que elegir algunas, recomendaría:

La otra que está muy buena (y que se puede ver en Facebook) es la increíble transmisión en vivo que hicimos desde un dron con la ayuda de Agustín Barrigó (mi amigo el que hizo las tomas aéreas del video de Maceió y al que llamamos cariñosamente «El Guaso de los Drones«):

Es obvio y sabido, pero nunca está de más decirlo: Argentina es increíble. Nos gusta preferir lo que tienen otros, porque a veces lamentablemente somos así, pero lo cierto es que tenemos un país espectacular y vale la pena recorrerlo y disfrutarlo.

En estos días estuve pensando mucho en que viajar es genial, pero al menos para mi viajar con gente linda es una experiencia casi insuperable. En los últimos años tuve la suerte de viajar con amigos y además viajar y conocer gente que terminó siendo amiga después de compartir el viaje.

Esas conexiones que se hacen en un rato, naturales, sentidas, para mi siguen siendo magia. Un tipo que me ve por primera vez en su vida, que vive como a 1000 km de distancia, con el que después de un ratito, de una comida, o de una charla, nos terminamos diciendo «mirá que si venís a mi ciudad, mi casa es tu casa«.

«Mirá que si necesitás algo, contás conmigo«. Y termina siendo en serio. Sino preguntale al guaso de los drones, que nos tuvo volando por Córdoba en su auto para llegar a tiempo a tomar el avión que nos llevaba a Iguazú.

El punto es: Me gustan ese tipo de conexiones reales y espontáneas. Y en este viaje hubo muchas, así que por eso más que nada es que lo disfruté el doble.

Si te interesa ver más de lo que Fierita anda haciendo por el mundo, podés entrar a la web de Decidilo o a todas sus redes sociales: InstagramTwitterFacebookPeriscope.

4 comentarios

¿Qué es The Break Club? ¡Descargate rompiendo todo!

Te dejaron por [email protected] después de mentirte por meses. Tu jefe te hizo la vida imposible (y olvidate del franco para esa fecha). Se tildó la PC y te olvidaste de guardar o te robaron la notebook con la tesis. Una profesora te desaprobó inexplicablemente, te encerró un tachero, te rompieron el espejito, te rayaron el auto estacionado, te volcaste el café en la camisa antes de salir, se te fueron tres bondis seguidos justo el día en el que llegabas con el tiempo justo, o se te cayó el teléfono de punta y se astilló toda la pantalla. Y el arreglo sale como 3 lucas (been there).

Si alguna de esas situaciones te suena conocida o te pone un poquito nervioso al nivel de que se te empieza a notar la vena de la frente, ponete cómodo en la fila y sentite bienvenido al club. A The Break Club.

The Break Club, Buenos Aires, Argentina

¿Qué es The Break Club?

The Break Club es una experiencia increíble en pleno Palermo Soho (Nicaragua 5144, en Buenos Aires) en la que el objetivo es que descargues todo eso que venís acumulando (por ahí sin saberlo) de aquella relación tóxica, del garca de tu jefe, de tus dramas con tus viejos, del clásico que te empató el partido de chilena en tiempo de descuento (je), de tu bendita suerte, o la vida, todo en un mismo lugar.

Te ponés un casco con protector facial, guantes y un mameluco, pasás a elegir tu arma destructora (un bate, un palo, una llave francesa, etc), y te metés en «El Cuarto de la Ira»: una habitación preparada especialmente para que rompas todo lo que encuentres a mano. Algo así (sí, señora, uno de esos soy yo).

The Break Club: El lugar ideal para descargarte rompiendo todo

Según lo que elijas de antemano puede haber: botellas, monitores, computadoras, televisores, plasmas, impresoras o hasta podés llevar tus propias cosas para destruir. Ponés de fondo la música que elijas (¿y qué tema pondrías? Porque Iron Maiden puede que te cebe, pero por ahí ese tema del guacho de Abel Pintos que te dedicó ella antes de irse te pone todavía en mejor clima para esto) y tenés entre 30 y 60 minutos para romper todo a gusto y piacere.

Parece un hobbie para psicópatas con claros problemas con la sociedad, pero en realidad uno no se da cuenta cuánto lo necesitaba hasta que no vive la experiencia. Es para gente común, que se la pasa cuidando las cosas y respetando a las personas, y que en algún momento le puede venir bien un cable a tierra de este estilo.

Porque pasados esos 60 minutos de locura, cuando ya te sacaste todo de adentro, las manos te quedaron temblando y el cerebro te tira cortes de adrenalina, se viene la «Relax room», una sala con luces ténues, música tranqui, y un sillón para volver a la realidad, pero más renovado y fresco que nunca.

Medios de todo el mundo hicieron notas sobre este «novedoso método para combatir la ira» y hasta entrevistaron a Guido, su creador, para conocer un poco más. Porque son increíbles las historias de personas comunes que salen realmente renovadas de la experiencia de The Break Club.

Ayer conocí el lugar con unos amigos, probé la experiencia y, además de quedar FASCINADO y recomendarla por todos lados (si te apurás todavía vas a encontrar fotos y videos en mi cuenta de Snapchat), pude chequear que Guido Dodero, el fundador de The Break Club es un tipo tan copado como su creación.

Y charlando un rato con él, conocimos casos de personas que llevaron a la «habitación de romper» a su mayor fobia (150 globos para explotar para vencer una «Globofobia», ponele), gente que llevó fotos de algún ex, una señora de 73 años que se vino desde La Plata y pasó 40 minutos rompiendo cosas con un bate, mucha gente que va en pareja (la semana de San Valentín es una de las más pedidas), muchas primeras citas (anotá: la relax room en la que termina todo, a la luz de las velas, es IDEAL para chapar a lo bestia), empresas que mandan a sus empleados a romper cosas, despedidas de solteros, mucho regalo sorpresa por cumpleaños, y demás.

Después de imaginar que esto era exclusivamente para rugbiers, guerreros, gladiadores o machos cabríos, nos llevamos la sorpresa de que más o menos un 75% de la clientela de The Break Club son mujeres, que hubo hasta niños de 4 años rompiendo cosas en la sala, y nos emocionamos con casos de personas que hasta salieron llorando de emoción, riendo de alegría por haber podido soltar algo, o hasta necesitando un abrazo para terminar de cerrar algún ciclo.

Es difícil contar en palabras una experiencia tan genial, tan shockeante, y tan diferente de lo que uno se imagina que es antes de entrar. No es exagerado decir que salís renovado, reseteado, cambiado, reanimado. Sirve muchísimo para dejar atrás broncas, tristezas, o asuntos que están pendientes en la cabeza. También para divertirse con amigos o en pareja. O para encontrarse con algunos sentimientos que uno tiene guardados bien adentro. Y sobre todo para reemplazar aunque sea por unos meses al psicólogo de siempre. 😛

En el libro de visitas que se puede leer en la entrada hay gente diciendo que «The Break Club es un Disney para grandes«, está la firma de Ethel, la señora de 73 años de La Plata, y más firmas de turistas. Hay puteadas a Macri, a Pasarella, a Funes Mori, o a gente desconocida para el resto de nosotros, hay gente diciendo que es una «experiencia orgásmica«, parejas recomendándolo para citas, primeras citas, o hasta para después de cortar (juntos, rarísimo). No hay ni un sólo comentario negativo, ni una queja para The Break Club. Y eso es en parte porque la experiencia es realmente espectacular y en parte porque la atención en el lugar es perfecta.

The break club: la firma de Ethel

Toda la «mercadería» para romper viene de acuerdos con empresas que reciclan sus productos y donaciones, y la idea no es fomentar la violencia, sino justamente que cada uno pueda canalizar la tensión que podría terminar en violencia, en algo que no lastime a nadie y sea productivo para uno mismo.

Las fotos y video que hicimos con los chicos tratan de mostrar un poco lo que vivimos nosotros, pero cada experiencia es super única. Podés ir a divertirte y sin ningún asunto puntual (como nosotros) o podés ir directamente con algo fijo en la cabeza que necesites descargar en algún lugar. En ese caso, no imagino plata mejor invertida que ésta. 😛

Si querés probar lo que se siente en tus propias manos, podés hacer una reserva en The Break Club por teléfono o whatsapp (al +5491168714584) o email ([email protected]). Y si te atiende Guido, mandale un abrazo grandísimo de mi parte. Desde nuestra parte al menos, queda TOTALMENTE recomendado.

The Break Club (Argentina)
2 comentarios

Los 31 días de Yelp en Buenos Aires

En Marzo de 2016 en Buenos Aires empezamos a vivir, del 1 al 31, los «31 días de Yelp«. Esto es: una promoción que durante todo el mes de Marzo alcanza a todos aquellos que quieran usar la plataforma. Son 31 días, en 31 comercios distintos, dando 31 regalos al hacer check-in.

Una pinta de cerveza de regalo, un tostado de la casa, un postre dulce, una porción de papas fritas, un trago, un capuccino, una clase de fitness, un fernet, unas empanadas, unos nachos, unos aros de cebolla, y varios regalos más simplemente con hacer check-in en bares, almacenes, gimnasios, cafeterías, y muchos puntos más de Buenos Aires (en la lista veo a Temple, Caracas, All Saints, Blue Dog, Duarte, Camping y varios lugares geniales más de la ciudad).

El listado completo de regalos por día se puede ver en el evento creado especialmente para la ocasión por Santi Mateo: Los #31DíasDeYelp.

Si nunca usaste Yelp, esta es una buena oportunidad para tu gran debut (si necesitás ayuda acá hay una guía de primeros pasos). Si lo usas poco, y siempre para salir del paso (como tengo que admitir que hago yo), es una buena chance de meternos a fondo y ser parte de la comunidad (estoy en eso, si querés buscame como amigo).

La idea es fácil: Yelp es una comunidad colaborativa, gratuita, con web y app para iPhone y Android, en la que la gente opina de todos los negocios, comercios, atracciones, o puntos importantes de una ciudad.

Por ahí hayas visto en algunas series (se me ocurren por ejemplo «Master of None» o «Love», que tiene un capítulo casi dedicado completamente a eso, The Big Bang Theory, Los Simpson, etc) que se habla de las reviews de Yelp como el Santo Grial de la modernidad aplicada a los servicios y salidas de todos los días. Es algo más o menos así. Y una vez que lo empezás a usar, es difícil no darle una mirada aunque sea de reojo al lugar al que te invitaron, por lo menos para tener una idea.

En Yelp podes encontrar opiniones de otros usuarios sobre: bares, restaurantes, tragos, platos, gimnasios, clases de danza, cines, parques, teatros, estaciones de servicio, peluquerías, facultades, colegios, hospitales, fundaciones, cementerios, bicicleterías, hoteles, bancos, fiestas, radios, canales de tv, veterinarias, imprentas, bibliotecas, puntos de atracción turística, inmobiliarias, iglesias, mecánicos, dentistas… casi todo lo que puede ser opinable tiene una opinión en Yelp, subida por alguno de sus usuarios.

En síntesis: Es como una GRAN guía local que se actualiza minuto a minuto con el boca a boca de los usuarios. Desde el que lo cagaron y nunca le trajeron el pedido hasta el que un mozo inesperadamente lo atendió mil puntos. Todos opinando. Sirve mucho a la hora de elegir y también a la hora de hacer escuchar tu experiencia. Y encima sus fiestas y eventos, SE DICE que son lo más. 😛

Y si llegaste leyendo hasta acá, me parece bueno sacarte la duda: No, no es un post patrocinado, ni publicidad, ni nada a cambio de nada. 😛 Nomás me gustó la idea. Así que pegale una mirada al evento de los 31 días de Yelp sin miedo al capitalismo salvaje (?).

Deja un comentario