VALE POR UN IPHONE EN ARGENTINA

¡Y encima les asombra que no hubo «furor» por comprarlo!

Nota: no sé si la frase «cuesta un ojo de la cara» se usará mucho globalmente. Es como la de minas en bolas. Pido disculpas. 😛