Dejo una parte de éste comentario mío para explicar un poco el fundamento principal de toda postura política que yo pueda tomar. Si no te interesa mucho «eso de pensar», no sé. Evitalo de última. Aunque, bueno, ojo después. 😛

No es ni «en contra del campo», ni nada por el estilo (habla al principio de las retenciones porque era el tema que estabamos hablando). De hecho me tomo el derecho de sacarlo totalmente de contexto (ya que son mis palabras), para que no se pueda tomar como un ataque a nadie, sino como todo lo contrario. Un intento de conciliación con el que, a pesar de tomar postura diferente, piensa como yo. Y para el que no, aunque sea como una «declaración de pensamiento».

Lo dicho. Por favor, tratá de leerlo sin prejuicios.

Yo no vería un peso de las retenciones, no estoy luchando por mejorar mi riqueza personal… Yo estoy luchando porque me quema la conciencia el pobre… me quema la conciencia que mientras yo ahora me voy a dormir calentito, el otro tipo está en la calle jodido en serio… No porque quiere, sino porque no tiene oportunidades…

Me quema la cabeza, no es que puedo pensar “uy bueno, ya está, algo se va a hacer, nada más hay que encontrar la manera“… Me quema la conciencia no poder creer que a todos los demás (y ésto no sólo con las retenciones) les importe tan poco, les de tan poca “culpa” un nene que duerme en la calle y que consume paco para entender la vida lo menos posible…

Y tuve esa postura desde el principio y siempre lo dije, y en vez de contarme otro punto de vista con paz y respeto, la gran mayoría de la gente (esa que le dice “prepotente” a Cristina Kirchner) me puteó, me basureó, me trató de ignorante, me trató de ingenuo, o de varias cosas más…

(…)

Ni me defiendo la vida yo, ni tiro para un “equipo” alterno al resto del país, ni pienso que está mal pensar distinto, ni me modifican en lo más mínimo la vida las retenciones…

Pero quiero un país más justo, y es por eso que pienso diferente.

Esa es la «cacerola de teflón» que me molesta. No me molesta por pensar diferente, ni por reclamar lo que cree justo. Me molesta por egoísta, por insensible.

Y ya no hablo izquierda, derecha, peronismo, o radicalismo. Hablo de sentido común, de sensibilidad, de justicia, o igualdad

No estoy pidiendo que lo compartas conmigo (aunque me encantaría), ni estoy diciendo que todo el que no decide como yo es porque «no le interesan los demás». Por favor, no. En serio que no.

Nada más te cuento que teniendo eso como base (y no el mal de nadie, ni siquiera de los que piensan diferente) es que pienso como pienso y apoyo lo que apoyo. Y trato de explicarte que estoy convencido de que eso (el hambre, la pobreza) es URGENTE.

No estamos decidiendo si poner o sacar una cabina de peaje o si tapar o no un bache. Estamos decidiendo que un tipo coma o deje de comer. Que tenga o deje de tener techo. Que un nene tenga futuro o muera por el «Paco» y ni nos enteremos que estuvo vivo.

Ni me creo un «héroe» por pensar eso, ni mucho menos. Creo que es lo justo y por momentos me extraña que no pensemos todos así. Ni siquiera yo lo pienso por virtud propia, sino por una familia que (gracias a Dios) me hizo estar siempre «del lado del indefenso».

Por un padre que supo «vivir del otro lado», «salir», y «volver a buscar gente». Por una madre que me explicó desde chiquito lo que es el amor, y sin decir una palabra. Y por dos hermanas que no necesitaron vivir la pobreza para preparar cada área de sus vidas para ayudar a quienes la padecen. Una de ellas es incluso la que tatuó (sin darse cuenta) la frase del título en mi cabeza.

Así que insisto, ni siquiera se tome ésto como una virtud propia. Pero yo lo veo sin dudas como una virtud.

Como dice el prólogo de Taki Ongoy, de Victor Heredia:

Quienes suponen que la historia puede ser contada desde una sola posición, desde un sólo punto de vista, se equivocan. Por eso no pretendo que esta que presento aquí sea la única versión…

Y seguramente tampoco haya una sóla forma de pensar que sea «la correcta». Así que ésta tampoco lo es, pero ésta es la mía.

Y si un día estamos de nuevo en posturas «enfrentadas», espero que los dos defendamos, aunque sea, ésta misma convicción. Y si lamentablemente no es así, sabé por lo menos en qué voy a estar pensando yo.

«No creo que seamos parientes muy cercanos, pero si usted es capaz de temblar de indignación cada vez que se comete una injusticia en el mundo, somos compañeros, que es más importante.»

Ernesto «Che» Guevara