te casas con TODOS.

No puedo dar fe, porque nunca estuve «del otro lado», pero tengo varios que pueden afirmar sin ningún tipo de «dubitación» que es verdad lo que dice ésta publicidad del Renault Logan (el mismo auto de la publi de «un día Mariana dejó (…) en la casa de Pablo»).

Osea que ahora no sólo hay que mirar que la piba (o en su caso «el pibe») «esté buena«, que sea inteligente, buena persona, coherente, que tenga valores, que sea «compatible» (no igual, compatible) en nuestra manera de pensar… ¡Sino que además hay que mirar que no tenga parientes extraños!

Muchachos, ¡están haciendo cada vez más complicado el asunto de la selección! 😛