y la otra mitad… bueno, LA OTRA MITAD NO TIENE NI PARA COMER.

(si, cuando uno se despierta idealista, cualquier noticia la agarra para el lado de intentar cambiar el mundo)

Pero de paso dejo una frase que siempre leí de mi hermana y que cada vez que me llega un mail suyo (con la frase en la firma) me quema al cabeza. Seguro que alguno va a ser tierra fértil para una semilla semejante:

Otro mundo es posible.
Hace falta.
Es justo.
No es sencillo pero sí necesario.
Es urgente.