WikileaksLa organización WikiLeaks acaba de sacar una nueva propaganda con el objetivo de, por un lado, pegarle un poco a Visa y MasterCard (que junto a PayPal, Western Union, y Bank of America, bloquearon sus servicios, impidiéndoles recibir donaciones), y de buscar gente que apoye económicamente el movimiento por otros medios.

En el video se puede ver a Julian Assange en su arresto domiciliario, y con la idea que suele usar MasterCard («x cosa… no tiene precio. Para todo lo demás existe MasterCard»), se reparten los siguientes datos:

20 teléfonos seguros… 5 mil dólares.
Pelear causas legales en 5 países…. 1 millón de dólares.
Mantener servidores en 40 países… 200 mil dólares.
Donaciones perdidas por el bloqueo de los bancos… 15 millones de dólares.
Arresto domiciliario… 500 mil dólares.
Ver al mundo cambiar como resultado de tu trabajo… no tiene precio.

A algunos no les gusta el cambio. Para todos los demás, existe WikiLeaks.

Además del video, se agregó una carta que lo complementa con palabras. En el sitio web oficial de la organización se puede ver ese texto completo (en inglés), y algunas formas de donar a WikiLeaks. La traducción del final (hecha en ALT1040, en donde vi también el video) es la siguiente (atenti a la última frase, que yo puse en negrita, que es una bomba):

La censura, como todo en Occidente, ha sido privatizada.

Durante seis meses, las cinco instituciones financieras principales de Estados Unidos; VISA, MasterCard, PayPal, Western Union y Bank Of America, han tratado de estrangular económicamente a WikiLeaks como resultado de la presión política de Washington. El ataque ha bloqueado más del 90% de las donaciones de la organización sin ánimo de lucro, una cifra que nos ha costado unos 15 millones de dólares en ingresos perdidos. El ataque está completamente fuera de cualquier proceso legal de este “imperio de la ley”. De hecho, en la única revisión formal que se ha producido, el Secretario del Tesoro del país, Timothy Geithner C., no encontró motivos legales para añadir a WikiLeaks a un bloqueo financiero.

El hecho es que el bloqueo no es sólo contra WikiLeaks. Es en contra de los derechos de asociación y los derechos económicos de cada titular de la cuenta, ya sea VISA, MasterCard, PayPal o Bank of America, que se les ha impedido apoyar a la organización como elección. Hacemos un llamamiento a los reguladores de todo el mundo para investigar las licencias de estas instituciones bancarias. Ellos no son políticamente neutrales y no obedecen al imperio de la ley. Cuando VISA o MasterCard están felices de prestar servicios al Ku Klux Klan, pero no a WikiLeaks, es hora de actuar.