Creatividad: Las personas creativas

El asunto de la creatividad me interesa y apasiona mucho. Puede leer horas sobre el tema. Sobre la inspiración, las «musas», los resultados, los «ritos creativos», y demás cosas. Me interesan muchísimo las notas a personas que yo considero especialmente creativas (tal es el caso de David Karp o Matt Mullenweg, de quienes vimos algunas notas).

Y con el asunto de «las personas creativas» el tema es más delicado. Me parece que habría que buscar otro término para definir lo que queremos decir cuando decimos que «una persona es creativa». Creo que todos somos creativos, solo que algunos con su estilo de vida y sus decisiones aprovechan y hacen más uso (muchas veces consciente, a veces ya naturalizado) de esa creatividad. Así que supongamos que a esos últimos me refiero cuando hablo de «Personas creativas».

Aclarado eso, resulta que un psicólogo (con nombre bastante «creativo tambien») llamado Mihály Csíkszentmihályi, destacado por su trabajo sobre la creatividad, la felicidad, el bienestar subjetivo y la diversión, hizo una lista de 10 cualidades que suelen tener las personas creativas. 10 rasgos característicos, que los definen.

Es una lista INTERESANTÍSIMA, muy descriptiva y (a mi gusto) precisa. En negrita están sus ítems, digamos, para aquellos que no quieren leer mucho. Y el resto del texto (que es muy copado también, a eso voy) explica esos ítems.

Aprovecho el post para estrenar a «Creatividad» como categoría del blog, de paso. Ya existía, pero como etiqueta. Ahora es una categoría y se puede ver a la derechita del diseño. 🙂

Las 10 características de personalidad de las personas creativas, entonces, son las siguientes:

1. Las personas creativas tienen mucha energía física, sin embargo, suelen gustar del reposo silencioso. A pesar de trabajar muchas horas, concentradamente, rebosan un aura de frescura y entusiasmo que contagia. Con todo no son hiperactivas ya que saben matizar los ritmos de actividad y ocio.

2. Quienes son creativos suelen ser inteligentes a la vez que ingenuos, simultáneamente. Según parece, después de superado un cierto umbral en el coeficiente intelectual (aproximadamente 120), este no parece estar relacionado más con un rendimiento superior. Tal como lo analizó Howard Gardner al estudiar la personalidad de muchos genios creativos, una cierta inmadurez, tanto emocional y mental, pueden ir de la mano con el más profundo conocimiento ya que facilita el uso del pensamiento tanto convergente (que apunta a una solución específica frente a un problema) y como divergente (que consiste en la fluidez, flexibilidad , capacidad de cambiar y originalidad en la generación de asociaciones inusuales).

3. La gente creativa combina juego y disciplina, responsabilidad e irresponsabilidad. No hay duda de que una actitud juguetona es típica de las personas creativas, sin embargo estas también poseen una dosis importante de obstinación, paciencia y perseverancia.

4. Las personas creativas alternan entre la imaginación y la fantasía, y un arraigado sentido de la realidad. Claro está, toda creación artística o científica es ir más allá de lo que ahora consideramos real, es crear una nueva realidad. Sin embargo, esta “fuga” a la imaginación no es ir a la tierra del nunca jamás. En general se cree que los artistas, músicos, escritores, poetas y pintores viven sumergidos en la fantasía, mientras que los científicos, políticos y empresarios son realistas. Esto puede ser cierto en términos de las actividades rutinarias. Pero cuando una persona comienza a trabajar creativamente todo ello cambia.

5. Las personas creativas suelen ser extrovertidas e introvertidas. Los individuos creativos parecen mostrar ambos rasgos simultáneamente.

6. Un creativo suele ser humilde y orgulloso al mismo tiempo. Los creativos son conscientes y respetuosos de la larga serie de contribuciones anteriores a ellos. Además, son conscientes del papel que desempeña la suerte en sus propios logros. Al mismo tiempo, saben que han logrado mucho; y este conocimiento les proporciona una sensación de seguridad e incluso el orgullo.

7. Las personas creativas, en cierta medida, escapan a los rígidos estereotipos de género. Las personas creativas son más propensas a tener no sólo los puntos fuertes de su propio género, sino los del otro también.

8. Ser creativo es ser a la vez rebelde y conservador. Es imposible ser creativo sin haber interiorizado un patrón cultural.

9. La mayoría de las personas creativas son muy apasionadas de su trabajo, sin embargo, pueden ser muy objetivas sobre él también. Sin la pasión, más pronto que tarde pierden interés por la labor que realizan.

10. La apertura y la sensibilidad de los seres creativos a menudo los expone al sufrimiento y el dolor, aunque también, a una gran dosis de diversión. El profundo interés que sienten y el deseo de participación en tareas que, a menudo, no tienen recompensa, puede hacerlos sentir aislados. Además, el pensamiento divergente que poseen pueden mostrarlos como delirantes o desviados para los demás, por lo que la persona creativa puede sentirse aislada e incomprendida. Pueden también experimentar un sentimiento de pérdida o vacío cuando, por alguna razón, no pueden trabajar y cuando sienten que la creatividad se diseca.

Yo descubrí el post en el blog «Haz el blog y no la guerra» y noté que el artículo original (y completo como está acá) es del blog Humanismo y Conectividad, por Andrés Schuschny.