«No hay muerto que no me duela, no hay un bando ganador. No hay nada más que dolor, y otra vida que se vuela. La guerra es muy mala escuela, no importa el disfraz que viste. Perdonen que no me aliste bajo ninguna bandera. Vale más cualquier quimera que un trozo de tela triste.»

«Milonga del moro judío», Jorge Drexler.

Ahí está el Premio Nobel de la Paz garcandose en la misma, en los Derechos Humanos, en la Justicia, y decidiendo cuándo «está bien» sacarle la vida a alguien y cuándo no. Igualito a lo que hizo en su momento el hombre que acaba de matar. Sacandole la vida a alguien para mostrar que está mal sacarle la vida a la gente.

Y ahí lo está anunciando en televisión orgulloso. Explicando cómo es que se garcó en el juicio justo que, al menos según su propia Constitución, merece hasta el «peor» de los seres humanos (¿hay mejores y peores?… digamos «el más acusado» de los seres humanos).

Con el tiempo, las experiencias, y los intercambios de opiniones a lo largo de mi pequeña vida, aprendí que tengo que intentar no ser indiferente al sufrimiento de los demás. Y eso implica, como dice Jorgito Drexler, que me duelan todas las muertes. Al menos aprendí a no festejar ninguna.

«10 years, 2 wars, 919967 deaths, and $1.188.263.000.000 later, we managed to kill one person. Worth it? U.S.A.! U.S.A.!.»

Por eso es una lástima ésta muerte, las como 3000 muertes de las Torres Gemelas, y las (según dicen) como 920.000 muertes que hubo en el camino en «la guerra contra el terrorismo» (920.000 muertes en nombre de la paz… es casi 307 veces las 3000 que se hicieron en nombre del terrorismo).

Una lástima no sólo por las personas que mueren, sino por cómo, a partir de esa violencia, dejamos el mundo para todas las demás personas que seguimos vivas.

Y por eso también me dieron tanta lástima los festejos en Afganistan en el 11/9 (que en ese momento todos coincidíamos en que eran repugnantes) y me dan la misma lástima los festejos en Estados Unidos y buena parte del mundo hoy.

Y eso al margen de que éstos últimos me parecieron bastante ingenuos. O sea… ¿Realmente creemos que calma o frena algo la supuesta muerte de Bin Laden? ¿O produce todo lo contrario?.

Pero bueno, para no estirarla más, estoy seguro que el loco lindo de Mohandas y un pequeño fallido de C5N van a saber explicar mi punto mejor que yo:

«Ojo por ojo, y el mundo acabará ciego…»
«Lo que se obtiene con violencia, solamente se puede mantener con violencia.»
«No hay camino hacia la paz, la paz es el camino.»

Mahatma Gandhi.

"Los actos terroristas de OBAMA debían detenerse"

El fallido (no muy errado) de C5N, via Conz.

Nota: Léase ésto suponiendo que Osama Bin Laden alguna vez existió y fue quien creemos que fue. Y suponiendo que los yanquis lo mataron ayer como dicen que hicieron.