Mucha joda, mucha joda, pero parece que arrancó el año. O así dicen, por lo menos.

Así que, si la vamos a hacer, hagamosla bien. Arranquemos el 2010 soñando cosas, apuntando más alto. Planeando algo nuevo. Imaginando cómo nos gustaría ser, qué nos gustaría tener o hacer, dónde nos gustaría estar.

No digo que estemos disconformes con lo que tenemos hoy o nos quejemos de todo. Amemos eso, porque es lo que conseguimos hasta ahora. Pero vamos por más (diría un amigo que sacó un libro copado con ese título).

Que no sea cuestión de «sobrevivir» o «llegar a fin de año». Que sea un 2010 que explote de bueno. Con experiencias nuevas y sueños cumplidos. ¡Con sueños!. ¡Que cuando alguien nos pregunte «¿qué soñás para éste año que empieza?» tengamos algo copado y puntual para decir!.

Que conozcamos lugares nuevos (¡el mundo es GIGANTE!), gente nueva (¡afueeera de Facebook!). Que ayudemos a otros. Que chorreemos paz, amor, respeto, humildad, alegría, amabilidad. Que hagamos, de alguna manera y a nuestra escala, un mundo mejor.

Que perdamos un poco los miedos o las vergüenzas. Que dejemos de escuchar a los que siempre patean en contra, para que, por falta de audiencia, empiecen a patear a favor. Que tomemos buenos ejemplos. Que nos motiven, que nos inspiren, que nos hagan apuntar a más. Y con eso como Norte, que nos hagamos mejores personas.

¡Celebremos la vida! ¡Por más que la frase parezca un slogan de Disney! (de hecho, creo que lo es). ¡La vida es un regalo!.

El tiempo libre es todo el tiempo. Si querés usarlo trabajando 48 horas por día, cultivando tomates para sobrevivir, viajando, pensando, estudiando como bestia, ayudando, soñando, o cumpliendo sueños. Es una decisión tuya.

El 2010 empieza ahora. Y VOS vas a decidir qué hacer con tu vida éste año. El 31 de Diciembre vemos qué onda. Sea lo que sea, no vayas a echarle la culpa a nadie si no lo aprovechaste como se debe.

Ahora arrancó posta: FELIZ 2010.

¡Y si suena cursi, suena cursi!.