Carta documento del Carpintero Young

Dentro de dos días se cumple exactamente un año desde que escribí el post de «Comprar muebles en Mercado Libre«. En ese post contaba una serie de problemas molestos que tuvo Walter al comprar muebles con un usuario de MercadoLibre llamado «Carpintero Young».

Es una larga historia que se puede ver en éste post de Walter.

O se podía, porque por ahora está dado de baja hasta que haga algunas modificaciones. Modificaciones que tiene que hacer porque el mismo carpintero en vez de haber arreglado SUS ERRORES en su momento (que seguro era más barato y menos problemático), le mandó una carta documento a Walter buscando tapar ese post.

Porque ahora resulta que escribir un post contando lo mal que nos trataron como clientes es (y cito la carta del carpintero) «una improcedente y abusiva conducta» (Videla era un poroto).

Es una situación muy parecida a la de la carta documento de Dattatec que tuve hace más de un año: Un año después del reclamo en nuestro blog el post sube en Google, opaca a la empresa, la gente se adhiere a nuestra opinión y cuenta en los comentarios sus propios problemas, estafas o quejas, la empresa se da cuenta de que se ve perjudicada y manda una carta documento a ver si nos agarra miedo y borramos el post.

Como estuve en la misma situación, sé que incluso teniendo razón y todas las cosas a favor, es una situación que rompe las bolas. Así que éste es mi apoyo a Walter desde acá. Esperemos que se solucione todo cuanto antes.

Y esperemos también que las empresas que por estar «en el tema» (vender servicios o productos por internet) tendrían que ser ejemplo, empiecen a entender lo que repito de aquel post que escribí cuando me pasó a mi:

Si no te gusta un comentario de un usuario sobre tu empresa o producto, buscá mejorarlo loco, no busques callarle la boca. Si dice incoherencias  o cosas “injuriantes y falsas”, su comentario no va a tener mucha transcendencia. Pero si a ese que opinó se le suman MUCHOS comentarios de clientes disconformes (y con el tiempo se siguen sumando) no es culpa del que opina, o que da lugar para opinar. Es culpa tuya.