Así como ayer comentaba de los problemas que tuve con Cablevisión (que los tuve ayer mismo), hoy tengo que comentar la «rectificación» de parte de la empresa con todo el asunto.

Y es que hoy hace unas horas me llamó Florencia (una chica muy buena onda de la cual no recuerdo el apellido), diciendome que estaban al tanto del problema que había tenido, que sepa disculpar los inconvenientes, y que hoy mismo iba a estar pasando un movil de la empresa a hacer las conexiones que hacían falta.

La camionetita llegó a los 20 minutos, el técnico también muy buena onda (descubrí que los de trajecito azul que vienen muy temprano son instaladores y los de trajecito gris son técnicos), conectó todo en un toque, me arregló el problema de Fibertel (éste era menos limitado que los del otro día con ese asunto), y se fue al rato dejandome la nueva tele funcionando sin dramas.

Obviamente y como todos decíamos, era una pavada que sin problemas me podían haber hecho los instaladores de ayer (dicho ésto también por el técnico que vino). De hecho, a mi con las herramientas que ellos tenían no me hubiera tomado mucho tiempo, y eso que no lo hice nunca en mi vida.

El asunto es que, como si ésto fuera el primer mundo, vieron el error, me llamaron enseguida, y lo arreglaron. Así que me pareció justo decir también por acá que me solucionaron el problema, que me sorprendió la manera, la velocidad y la buena atención, y que, de paso, espero que se repita con todos.