Uruguay 2008 - IPA

Es de "público conocimiento" entre nosotros que me fui de campamento toda la semana pasada y que llegué ayer a las 23.35 de nuevo al Buquebús de Puerto Madero (ok, eso último creo que no, pero todo lo demás sí).

Hoy estoy volviendo a la "vida tecnológica" después de una, como me prometí, desconexión total (ni siquiera me metí en los amistosos de WE o PES que se armaron en un par de notebooks que había).

Una vez "vuelto", tengo un par de cosas para decir de nuestro pequeño pero "bonito" país vecino:

1) No me acordaba de Punta del Este, porque a Uruguay fui 500 veces, pero todas de chico. El último día como "regalo sopresa" nos dieron una especie de "tour guiado" del lugar y tengo que decir que me encanta. No es TANTO como lo inflan los guías de los micros de buquebús (que eran tal cual el concepto que todo extranjero resentido tiene de un argentino banana, "ego", o chamuyero… pero eran uruguayos), pero es un MUY buen lugar.

Chivito Uruguayo

2) El "chivito uruguayo" es un buzón grande como una casa. Es un pedazo de lomo que conseguís en COTO en oferta, con papas fritas, ensalada rusa, morrón, lechuga, zanahoria, huevo frito y punto. Si lo vendés acá sería un plato más en "Carlitos", o cualquier restaurant por el estilo, y allá es un "plato nacional". Encima me llamó la atención que las papas y el huevo frito los asocio con Estados unidos, la ensalada con Rusia, la lechuga, morrón y zanahoria con cualquier parte del mundo… 

La Zona del Conrad

3) El Conrad (que estaba en la visita guiada) y la zona del Conrad (que me mezclé y no me acuerdo como se llama) me parecieron envidiablemente espectaculares. Más allá de que me gustaría vivir en un hotel así (tiene habitaciones entre 300 y 10.000 dolares), si no me fuera posible eso me gustaría por lo menos tener una zona costera como esa metida en una ciudad como Mar del Plata o Buenos Aires.

Hall de las estrellas

4) En el "Hall de las Estrellas" del Conrad, mirando sin mucho detenimiento, pude identificar sólo dos "estrellas" uruguayas, y las dos se hicieron "estrellas" en Argentina: Natalia Oreiro (que a varios hasta hay que aclararles que no es argentina) y Rubén Rada, que me enteré ayer que es uruguayo. Debía haber varias más, pero o no las ví, o no las reconocí. 

5) Me llamó la atención también en las librerías que vi MUCHOS libros de argentinos sobre argentinos. Sobre los Kirchner, sobre nosotros como argentinos, y etc. Libros como "El atroz encanto de ser argentinos", "El Pelot*do argentino", "Chanta argentino", y demás libros por el estilo, y hasta diarios como Clarín o La Nación en TODOS los puestos de diarios. Ya ésto un poco me hizo pensar que no se le da tanto énfasis a lo nacional, y en cambio si se da mucho a las cosas argentinas. Por lo menos en éstos dos lugares que vi (La Paloma y Punta del Este).

De paso me compré dos libros para el viaje: "Hay mucho más sobre el secreto", de Ed Gungor (continuación de aquél "El Secreto") y "Un sueño posible" del uruguayo Walter Dresel. Empecé a leer el primero en el micro, y con el movimiento del Buquebús de vuelta, no seguí leyendo porque no pude!

Datos útiles para "el viajero": 

1) Tenga en cuenta que allá el color de la arena y del agua TAMPOCO es como el que aparece en los folletos. El arena en La Paloma, por ejemplo, es igual a la de Mar del Plata en los balnearios del sur del faro (que es un poco más blanca y lisa que lo común en Argentina, pero que no da para compararla con Cancún). Y el agua es lo mismo que acá. Y eso que "es océano".

2) CAMBIÁ A PESOS URUGUAYOS! Nos afanaron bastante con el cambio en los negocios (cosa común en nuestro país también), pero además, una vez que ya te tomaron el dolar casi un peso menos de lo que vale, ALGUNOS negocios, te cobran más caras las cosas o te devuelven todavía menos de lo que te tienen que devolver. Obviamente que no es en todos los negocios y que acá también pasa, pero no deja de ser para tener en cuenta.

Pero bueno, al margen de todo eso, tengo que decir que la pasé barbaro y que sirvió para desconectar, para relajarme, para reirme MUCHO, para conocer "gente nueva", o "gente vieja", pero conocerla mejor, y demás, y eso siempre está bueno.

Además vino a hablar Germán Ortiz (que nada tiene que ver con el sonidista que aparece en los primeros resultados de Google me parece), uno de los fundadores de L.A.GR.AM. (una organización que conozco muy poco, la verdad), un hincha de Independiente (algo malo tenía que tener) con muy buena onda y con las cosas muy claras. Me sirvió para repensar muchas cosas de mi vida, de mi organización de prioridades y tiempos, de mis pensamientos, de mis relaciones y demás.

Ahora estoy respondiendo mails, mensajes, terminando trabajos, poniéndome al día con algunas cosas, manejando algunas posibles novedades copadas en mi vida, y demás.

Así que, resumiendo, feliz y relajado. Ah, y con una especie de angina por la mezcla entre dormir destapadísimo la última noche, que llovió y refrescó, y por el aire acondicionado del micro, que se complicó un poco.

Pero como decía, feliz y "regresado", así que démosle para adelante nomás. 🙂