La chica de sus sueños

Así es como se ve una web creada por Patrick Moberg supuestamente buscando a la mujer de sus sueños, que no es ni más ni menos que una que, al mejor estilo Sedal ("Mirame, Mirame… Mirame de nuevo!") se cruzó en un tren en Nueva York.

Es dudosamente asombroso que la vió el Domingo 4 de noviembre (osea, hace 2 días), y ya registró el dominio, hizo el dibujo, lo subió, y ya su web está dando la vuelta al mundo. Pero no deja de ser curioso… 

Y eso me hace pensar en los "amores de transporte público", que lejos de ser algún tipo de prostitución, es un sentimiento, una ilusión de unos minutos que toda persona soltera (y más de uno/a "con dueña/o") pasó alguna vez en su vida.

Es cuestión de que se suba, y haga un primer cruce de miradas. Si pegó onda, seguir cruzando miradas todo el viaje, generalmente sin pasar de ahí. Eso, obviamente, salvo que seas un lanzado sin ningún tipo de escrúpulo, o que alguna "casualidad de la vida" haga que se terminen relacionando de alguna manera.

Una casualidad de la vida o una conversación intrascendente sobre un tema completamente inútil que generalmente sacaste vos (hombre) para no decir directamente y con cara de hormona: "je, que loco, no? nos estamos mirando hace 20 minutos y pareciera que ninguno va a decir nada!".

Para los menos lanzados al vacío, como el que aquí les habla, ésto dura como muchísimo un hora. Y eso si tenes la "suerte" de hacer un viaje larguísimo y cruzartela justo apenas arrancás!

Algo curioso es que, salvo los hipotéticos casos de que:

a) Sos irrestiblemente atractivo/a. 

b) El único asiento libre es el de al lado tuyo.

c) Hay uno al lado tuyo y uno al lado de un señor sudado y con cara de demente.

d) Una bestia sideral se comió todo el resto de los asientos.

… exceptuando esos posibles casos, no se va a sentar al lado tuyo. Es así. 

Ahora, seré curioso… alguno tiene alguna historia especial de "Amor de TP"? Con especial me refiero a que no sea "Si, una vez había una rubia que (paréntesis extenso de baboseo sobre la rubia), la miré, me miró, y se bajó".

Bella, vos no estás autorizada a decirme que no. Y si me decís que no, voy a elegir no creerte. Así que invente una, viejo! 😛 

Actualización de la historia:

Found Her - la encontro!

Gracias a Quique, que aviso en los comentarios, hoy me di otra vuelta por la web de nuestro amigo Patrick. Que "luce" así.

El texto dice que un amigo de la piba llegó a la página, vio la descripción, se imaginó que podía ser su amiga y le mandó un mail al flaco. Se pusieron en contacto y ahora con la piba "van a ver qué pasa".

La página no se va a actualizar más, y el muchacho agradece a todos por pasarla.

Y lo más importante de todo: la Bella todavía no recoge el guante. Todavía no cuenta nada…