Saltar al contenido

Etiqueta: Longboard

Recorriendo Nueva York en un timelapse de 3 minutos

Una de las ciudades más lindas del mundo (o al menos del mundo que conozco), y sus puntos turísticos más espectaculares, en un timelapse de 3 minutos (o en realidad un «hyperlapse», que sería el timelapse que conocemos de toda la vida, pero en movimiento).

Un espectacular recorrido por Nueva York que tiene imágenes de noche, de día, con sol, con lluvia, dentro de Manhattan, y desde afuera de la isla.

Y pegadito a éste, para no molestar con otro post a los que no disfrutan Nueva York como nosotros, me encontré hace ya unos meses este video en el que 2 riders recorren Nueva York en longboard:

NECESITO viajar. ¡A Nueva York o a donde sea!

Deja un comentario

E-GO Cruiser: El longboard eléctrico más liviano del mundo

E-GO Cruiser, el longboard eléctrico

Pasear por la ciudad en longboard tiene lo suyo de pintorezco. El vientito corriendo, la libertad de ir liviano por donde uno quiera, poder hacer alguna que otra pirueta (si es que te salen), y demás. Pero de ahí a usarlo para ir al trabajo hay un largo trecho. Y ese trecho se llama transpiración. 😛

Para solucionar este problemita (y otros, como el cansancio), nace E-GO Cruiser, un longboard eléctrico. Tiene un motor de 400W, un control inalámbrico, una batería liviana que alcanza para 3 horas de movimiento (o hasta 30 km, dependiendo el peso que lleve, la temperatura, el terreno, el estilo de riding, y demás factores), y la forma de un longboard común y corriente:

E-GO Cruiser: Un longboard eléctrico a batería

Te puede llevar por pendientes de hasta 10% de inclinación, se va a poder manejar también dentro de poco con una aplicación en tu teléfono (aunque el control inalámbrico para acelerar y frenar viene incluído), y pesa sólo 6.3 kg.

Así se ve en funcionamiento:

El precio es de U$S 700, y no es la aerotabla de Marty McFly, pero por lo menos es un paso más en esa dirección…

Se puede ver más en la página de E-GO.

Deja un comentario

Longboard Girls Crew: Ellas también quieren divertirse

Longboard Girls Crew

En Red Bull: «Longboard Girls Crew: La belleza femenina también se sube a las tablas«.

Los deportes con tablas como el skate, surf, snowboard, o hasta el longboard, aunque puedan ser un poco riesgosos, no son solamente cosa de hombres. Y aunque hay riders profesionales femeninas desde 1960, son deportes que siguen minados de estereotipos de género, según varias de sus protagonistas.

Por eso, en Madrid, y en 2010, nace «Longboard Girls Crew», una comunidad internacional femenina de longboard que promueve la interacción entre las riders mujeres. Y hoy, sólo 2 años después, están en 30 países (y tienen una versión local) y organizan eventos, documentales, y juntadas alrededor del mundo.

Chicas normales y femeninas, como cualquiera, pero con más aguante que varios hombres para subirse a las tablas, darse porrazos, levantarse, y seguir camino como si nada.

Conté algo de su historia en la web oficial de Red Bull: «Longboard Girls Crew: La belleza femenina también se sube a las tablas«. Están invitados a leer, disfrutar, investigar, compartir, y todo lo que tengan ganas. 🙂

3 comentarios

Roadtrip por España con las Longboard Girls Crew

Endless Roads: Longboard y Juan Rayos

«Endless Road» se llama ésta serie de videos que forman una especie de documental sobre un roadtrip por España con el Longboard Girls Crew.

Son 7 riders femeninas con sus respectivos longboards, en una furgoneta a la que yo (seguro equivocadamente) llamaría «combi», recorriendo 4300 km. en 15 días y logrando rescatar 416 GB de imágenes que se terminaron reduciendo a éstos 4 capítulos (el cuarto está por salir).

«Yellow Horizons«, «The Island«, y «Land of Castles» son los títulos que ya salieron, y duran unos 15 minutos cada uno. Todo ésto, bajo la varita mágica y creativa de nuestro ya admirado Juan Rayos (otros videos suyos: Carving the Mountains, Zara Roma y Zara Sydney, y Madrid Longboard).

Un comentario al margen: Si alguien me tiene la cámara y alguien me paga el pasaje, yo aporto mi longboard y no sé si nos va a salir un «Juan Rayos Original«, pero que nos morimos de risa, nos morimos de risa.

Retomando, el resto de los capítulos de «Endless Road«:

7 comentarios

La apasionante historia de mi Longboard

Longboard Sector 9 - BMS112CDespués de tanto romper las bolas, de tanto ver videos, de tanto deseo, y de tanta investigación de mercado por internet (Lita de Lazzari me daría un abrazo fraternal si supiera de mi entrega total por la causa), hace cuestión de 1 mes me compré un longboard.

Yo sé cuán careta suena comprarse un longboard. Y sé todavía más lo careta que suena que ese Longboard tenga en la parte de abajo la imagen de Bob Marley. Y ojo, lo banco a Bobby como banco a pocos, pero lo «usaron» tanto, que entiendo, sí.

Así y todo, hay una serie de imágenes de Bob Marley que me pueden y son las que lo tienen jugando al fútbol. Y hay una serie de longboards que me pueden y son los que son lisos, simples, color madera clarito con ruedas blancas. Así que cuando vi el longboard de la imagen no pude hacer más que desearlo.

Después de algunas idas y vueltas, inesperadamente lo conseguí en el país (en un local de Cristobal Colón) y lo compré. Lo anduve probando, rebotando, andando, y gastando. En los bosques de Palermo, por Libertador (TREMENDA Avenida de Buenos Aires), y por un salón a media cuadra de casa, envidia de los skaters del barrio y piso de la iglesia cristiana a la que voy.

Todo era color de rosas hasta que en una actividad que hacemos con skaters del barrio (en ese mismo piso), de la nada, se me partió la madera y temí la muerte lenta y dolorosa. Todo ésto a menos de una semana de comprarlo. Así que lo llevé al local esperando que tenga algún tipo de garantía.

Quise sacarle una foto antes, como para tener documentado. Pero era como sacarle una foto a un familiar muerto. Uno no piensa esas cosas. No se puede ser tan insensible.

Después de mirarme como si hubiera capturado un alien hincha de Velez (si un alien ya era raro, que encima sea hincha de Velez hubiera sido el súmmum), los pibes del local mandaron la tabla al Control de Calidad de Sector 9 (la marca del longboard, una de las mejores según varios amigos). 5 días después me cambiaron la madera y me llamaron para que vaya a buscarlo.

Ya en el llamado el pibe me dijo 5 veces (sin usar sinónimos) que era un tipo «muy afortunado» y que «es una excepción». Una vez en el local me recibieron con un «¿vos sos el pibe al que lo pisó el bondi?». Empezó como una joda, pero en toda la charla, incluso ya habiéndome entregado la tabla, nunca me creyeron el motivo de la ruptura. Parece que la marca, el tipo de madera (bamboo), y la tabla son tan buenas que era IMPOSIBLE que se me haya roto como dije (andando…).

Probaron con «te pisó un bondi», «te pisó un auto», y por descarte intentaron «saltaste MUY fuerte… no, olvidate, saltando es imposible». El más copado propuso que lo ataqué con una sierra eléctrica, y preguntó si «ésto» era «una cámara oculta para Jackass o alguna de esas boludeces».

Sin pagar un peso por el cambio (y teniendo claro que es una excepción, que en el capitalismo siempre gana la banca, y que no se me ocurra llevar a devolver alguna otra cosa porque debo estar en algún tipo de lista negra) me fui sin que ninguno de los pibes me crea que la rompí andando.

Al margen de ser una manera bastante idiota de arruinar el tremendo gesto de cambiarme gratis una tabla de varios cientos de pesos, fue una buena manera de comprobar de que posta es una marca con prestigio, y posta parece ser una tabla muy buena.

Así que ahora ya lo tengo en casa, volveré a andar por la vida como se debe. Y estaré a la espera de cuando me toque ir a Miami a andar por las costaneras con el nuevo juguete de Conz. Y lo que más les va a importar a ustedes: Voy a dejar de romper las bolas con que me tengo que comprar uno. 😛

La última. Así luce el longboard en mis hermosas piernas de modelo:

Longboard

33 comentarios