Saltar al contenido

Etiqueta: cocina

Hoy: Lomo con papas al horno (sabor reducción de carne y vino)

Lomo al horno con vino con las bolsas de knorr

Después de recomendárselas a todo ser humano que me crucé por delante (porque ya dije que me parecen absolutamente mágicas) volví a hacer un plato con las bolsas sabor al horno que la gente de Knorr me dio para probar hace un tiempo.

En esta vuelta lo que me cociné es un lomo con cebolla, ají morrón rojo y unas papas, con el saborizador llamado «Reducción de Carne y Vino«. Qué sé yo, leí vino y me quise hacer el sofisticado, así que probé cómo salía.

Los pasos para cocinar con las bolsas sabor al horno de Knorr son siempre más o menos los mismos:

  1. Poner la comida que sea que quieras preparar adentro de la bolsita (carne, pollo, pescado, algo de zapallitos, papas, morrón, tomates cherry, etc), y poner la bolsa sobre una fuente (yo a la fuente le pongo un poco de agua).
  2. Agregarle a la bolsa el saborizador (tratar de darle una manito mezclándolo bien para que llegue a toda la carne) y cerrar con el precinto que trae.
  3. Calentar previamente el horno un ratito a unos 160 grados y meter recién ahí la comida, más o menos una hora de reloj.
  4. Sacar de la bolsa con cuidado de no quemarse con el vapor, y comer.

No hay mucha más ciencia que esa, no hay mucha más vuelta, mucho más laburo, y el resultado es siempre un plato que sabe genial, luce genial, y se come chupándose los dedos. Algunas fotos más del paso a paso:

Bolsas Sabor al horno Knorr: Lomo carne vino

Lomo al horno con las bolsas de Knorr

Carne al horno con papas con las bolsas Knorr

Carne al horno de Knorr

Receta de lomo al horno con bolsa Knorr

3 comentarios

Mi receta (fácil) de lomo de cerdo al horno en bolsa

¡Siguen los éxitos! Después de un primer y exitosísimo primer plato de carne al horno con papas, vuelvo al ruedo con las bolsas Sabor al horno de Knorr que me prestaron justamente para que haga mis pequeños experimentos caseros.

Me fue bien la primera con carne, la bolsa, y el saborizador de sabor «Romero y Tomillo», ahora estoy avanzando y probando un lomo de cerdo con cebolla y el saborizador de «Barbacoa».

Traté de hacerlo en una mesa más prolija que la otra vez, en el interior de casa, y hasta puse una luz apuntando a la carne como para hacerme el canchero y vivir al 100% la experiencia MasterChef. Encima de todo, lo tengo a Peluffo que vive a 3 o 4 casas de la mía, así que en mi cabeza funcionó todo perfectamente y ahora soy una estrella de la gastronomía.

Antes de arrancar, aclarar algo que dije la otra vez y lo repito: para el que no sabe mucho de cocina (como yo), esto es magia negra. Para el que sí sabe mucho de cocina, también sirve y es súper práctico (me consta que tengo amigos chefs que las usan), pero para nosotros los inexpertos es un regalo directo de Dios.

Es simplemente poner los ingredientes en una bolsa, cerrarla, meterla al horno, esperar, sacar, y comer. No hay más vuelta que eso. Queda hasta con look de restaurante sin que vos hagas nada en el proceso. La bolsa hace literalmente todo el trabajo por vos. Son comidas fáciles de hacer, rápidas, y riquísimas. Para el que ya las viene usando hace mucho por ahí es una obviedad, pero yo estoy sinceramente maravillado.

Dicho eso, espero se valore el esfuerzo de mejorar la producción de las fotos. Y si no se valora, me importa un rabanito porque ya lo comí y el plato quedó riquísimo. 😛

Receta del cerdo al horno con cebolla

El paso a paso es clarísimo y de nuevo súper fácil:

  1. Poner el lomo, junto con la cebolla, en la bolsa.
  2. Agregar el saborizador (en mi caso de «Barbacoa»)
  3. Mezclar todo (con un bamboleo cuidadoso de bolsa está bien)
  4. Meter la bandeja al horno (precalentalo un toque, a más o menos 160 grados) entre 45 minutos y una hora (depende el gusto, yo lo saqué a los 45 y estaba bien cocido y genial)
  5. Sacar de la bolsa con cuidado de no quemarse, disfrutar y comer el cerdo como un ídem.

En el camino yo le agregué un puré de papas (que obviamente también es de Knorr, porque si la vamos a hacer, la hacemos como corresponde) para agregarle una variante a las papas al horno que había usado la otra vez.

Eso mismo en imágenes sería más o menos así:

Los ingredientes

Receta de lomo de cerdo a la barbacoa con las bolsas Knorr

Comida y saborizador en la bolsa

Receta de cerdo a la barbacoa con la bolsa para horno de Knorr

Bolsa cerrada y lista para el horno

Receta de cerdo a la barbacoa con la bolsa para horno de Knorr

Plato final y éxito rotundo

Lomo de cerdo al horno con las bolsas Knorr

Después de considerarme entrenado, y de entender que aprobé más que satisfactoriamente los primeros experimentos, voy a avanzar en las próximas semanas tirando un poco más de fantasía en los platos. Tendré que pensar qué saborizante uso y qué receta preparo, pero intentaré sorprender con algo más elaborado que hasta ahora. 😛

Como siempre y todo en la vida, si alguno tiene alguna recomendación, estoy completamente abierto a sugerencias, consejos, ideas, recetas nuevas, y hasta invitaciones para ir a cocinar a la casa de otro (tratemos de que sea en Buenos Aires, o que el dueño de casa invite el pasaje y la estadía). 😛

7 comentarios

#MiltonChef: Carne al horno con las bolsas mágicas de Knorr

Hace unos días la gente de Knorr me acercó algunas de sus bolsas Sabor al Horno para probar. Son unas bolsas para horno que traen un saborizador y que, básicamente, hacen casi todo el trabajo de cocinar por mi.

Para que entendamos el tipo de persona a la que contactaron, vale recordar que yo de chiquito supe quemar el techo de la cocina de mi casa queriendo hacer milanesas («dejar el aceite calentando un ratito» para mi cobró otra dimensión de ratito y la escena terminó con mi cocina llena de humo -en el sentido más literal de la frase- y mi vecino llamando a los bomberos).

Entonces: para una persona como yo, la facilidad que prometen estas bolsas es lo más parecido que me puedo imaginar al paraíso gastronómico. Son recetas que tienen literalmente 3 o 4 pasos (y uno suele ser «¡Disfrutar el plato!»). Casi nada puede fallar.

Así que aproveché el regalo para sentirme Martin de MasterChef y me puse a buscar y probar algunas recetas en el horno de casa. Dicho sea de paso: estoy aceptando todo tipo de recetas y recomendaciones para hacer con las bolsas que me quedan.

Lo voy escribiendo mientras sucede, así que si este posteo salió publicado, es porque el experimento fue un éxito, yo sigo vivo, y mi cocina sigue en pie. Lo cual no sería poca cosa en mi lista de triunfos para el 2015.

Lo que voy a hacer es una carne al horno con el saborizador de «Romero y Tomillo». Por consejo de mi carnicero, le agregué unas papas, cebolla, y ají morrón rojo (casi como si fuera mandado directamente por Knorr, me dijo que no mucha gente se lo agrega y en la bolsa queda genial).

Ustedes sabrán disculpar un poco el desorden de la cocina, pero claramente no es mi fuerte. Traté de sacar fotos que lo disimulen un poco. Dicho, eso, los pasos a seguir son una pavada. Las bolsas sabor al horno son casi un «Carne al horno con papas y vegetales for dummies«.

Paso a paso

Carne al horno en Bolsa Knorr

Lo primero sería poner la carne en la bolsa con las papas, la cebolla y el ají. Le hice un colchoncito abajo de cebolla y ají, carne, papas alrededor, y un cierre nuevo de cebolla y ají.

Carne al horno en bolsa Knorr

Una vez hecho eso, se agrega el saborizador y se mezcla bien. Yo esta vez usé el de «Romero y Tomillo», pero hay varios sabores más.

Carne al horno con papas en bolsa Knorr

Se cierra bien la bolsa, que le quede la menor cantidad de aire posible adentro. Y se la manda sobre la bandeja.

Carne al horno con papas en bolsa Knorr

Se deja el horno calentando unos minutos (a temperatura media, unos 160°C) y se mete la bolsa cerrada, para dejarla más o menos 1 hora.

Carne al horno con papas en bolsa Knorr

Se saca la bolsa, se abre, y se come, como la gente.

Carne al horno con papas en bolsa Knorr

Después de degustar el plato puedo confirmar que el experimento fue un éxito, que la comida quedó riquísima, que es exactamente tan fácil como parece, y que ahora me engolosiné y voy a probar alguna fantasía mágica con la bolsa sabor Barbacoa. Prometo novedades. 😛

8 comentarios

Por qué tenés que ver «CHEF» (la película)

Por qué tenés que ver "Chef", la películaCreo que no vi ninguna película en los últimos 5 años que pegue más con el espíritu de este blog (y por ende con todo lo que me gusta, lo que sueño, lo que me da placer ver, leer, escuchar, y hacer) que «Chef«.

Así que si estás leyendo esto, dejame darte un consejo: Tenés que verla.

Y no (sólo) por Scarlet Johansson, Sofía Vergara, Robert Downey Jr., Jon Favreau (que la protagoniza, la escribió y la dirige), o Dustin Hoffman.

La tenés que ver por varias cosas más.

Yo la vi hace ya como medio año (hoy la recordé por un muy buen post en Medium) y en el medio se la recomendé a muchísimas personas. Ni una volvió a reclamarme nada, y la gran mayoría me agradeció por el dato después de verla. Si no la viste y te tienta, está en Netflix.

Acá tenés un trailer subtitulado:

La película gira superficialmente sobre el tema de la comida, su industria, y las redes sociales. Pero en el fondo es un grito hasta quedarse afónico a los sueños, a dejar la comodidad y la rutina, y a abrazar la vida que EN REALIDAD querés vivir y no te estás animando a probar.

Vuelve todo el tiempo sobre la idea de que el mundo necesita más gente que ame lo que hace (que no necesariamente significa vivir la vida fácil o no esforzarse, de hecho, casi siempre significa todo lo contrario), sobre la idea de hacer las cosas que te apasionan, y hasta sobre no traicionar lo que considerás un trabajo de excelencia sólo para vender o encajar.

Muestra lo complicado que es a veces empezar de cero (sobre todo después de haber formado una carrera o una vida que notaste que estaba alejada de lo que más soñás hacer), lo difícil pero necesario que es hacer las cosas bien incluso cuando nadie está mirando, y lo fundamental para tener real éxito que es ponerle corazón al trabajo de todos los días (porque si vamos a trabajar miles y miles de horas durante toda nuestra vida, mejor hacer algo que tenga sentido para nosotros también).

Es una película inspiradora y motivadora en mil sentidos. A mi (que ya conté que de chiquito prendí fuego el techo de mi casa haciendo milanesas) me dio hasta ganas de cocinar bien (y ni hablar de comprarme un «food truck»). Porque cuando ves a alguien que hace lo que le apasiona y lo hace con talento, hasta te parece fácil lo que está haciendo. Y te da ganas, te mueve a hacerlo a vos también.

El food truck de Chef

Es una película que, en medio de tanto furor por la autoayuda, tiene mil conceptos tan trillados como fundamentales. Mil cosas que a veces por no sonar cursis no queremos decir así, pero que al verlas en acción volvemos a entender que TIENEN que decirse.

En un mundo superficial, de apariencias, de actuaciones, es genial además ver lo que consigue el protagonista con su naturalidad, con su transparencia. Es como se muestra y se muestra como es. No está en una pose, no la necesita, no entendería por qué adoptarla. Es un personaje que no vende un personaje.

Es una película que, además y entre paréntesis, podría re-educar a cientos de marcas, artistas, y hasta políticos sobre cómo darse a conocer en la época de internet. Hay multinacionales diciendo cosas como «te entendemos», «sabemos lo que querés», «te conocemos». Políticos haciendo mamarrachos en sus campañas para conseguir «ser virales». Porque a eso los acostumbramos, porque hicimos que eso les funcione. Vender cosas que no son y estudiar cómo «mostrarse naturales».

Y en medio de eso, una historia sobre un personaje que muestra el otro lado: la naturalidad de mostrarte como sos, de vivir y mostrar honestidad en lo privado y en lo público, y de no comprar una pose que intente agradar a todos (incluso aunque tiene en cuenta que son necesarias las críticas a favor y caer bien entre sus clientes).

Pero al margen de esos detalles, es una película que hay que ver para volver a avivar esa llama de la pasión que todos tenemos en algún área de nuestra vida. Vale la pena verla nada más por lo motivado e inspirado que quedás una vez que termina.

En mi opinión (que no digo que sea calificada, pero es mía) la película muestra que es prácticamente imposible fracasar en la vida si hacemos lo que amamos y lo hacemos con pasión.

No todo va a salir bien, y sí, va a haber muchos revéses. Pero la pasión tiene una sinceridad, una transparencia, y un empuje que hace que incluso lo que nos sale mal sea ideal como parte del plan. Incluso lo que no resulta, si no bajamos los brazos y seguimos poniendo esa pasión en el día a día, significa un éxito a largo plazo.

Y «Chef» grafica eso de una manera impecable. Y (hablando mal y pronto) te deja manija para resetear la vida, repensar las prioridades, y empezar hoy a hacer cosas que realmente te acerquen a la vida que soñás.

Sólo por eso, es NECESARIO verla (y repasarla cada tanto).

4 comentarios