Tengo un grupo de amigos de hace años en el que somos 4 personas. Pero grupos de amigos de esos en serio, esos que tienen grupo de whatsapp propio y todo (?).

Tenemos por un lado al contador creativo que es un animal con los números y en el fondo creemos que algún día nos va a sacar a todos los demás de la miseria; el vendedor de autopartes ágil para el 1 a 1 clave para caer bien en cualquier otro grupo; el enfermo del gimnasio, casi fisicoculturista estilo Schwarzenegger, que amedrenta con la imagen pero en el fondo es un tipazo; y… yo, que vendría a ser el blogger, o… no sé bien cuál sería mi papel todavía.

Una particularidad que tenemos como grupo es la designación de nuevos objetivos a corto, mediano y largo plazo. Digamos que tenemos muy bien desarrollado el Ministerio de Nuevos Desafíos y Pequeñas Grandes Metas.

Hay que decirlo: la mayoría de las veces son estupideces, pero cada tanto también salen buenas ideas. Pasan cosas como ir al aeropuerto nomás para estar un rato ahí y vivir esa sensación de irse de viaje un Martes cualquiera, salir a las 3 de la mañana a la ruta nada más para ir a desayunar unas medialunas a Atalaya (y volver después de terminado el café) o ir a una fiesta judía para no judíos para mi cumpleaños y terminar haciendo crowd-surfing al ritmo del «Hava-nagila» (por poner algunos ejemplos).

Sabiendo esto, me agarraron y me regalaron estos Wine Despenser para probar entre nosotros. Y como desde el mismo día en que me llegaron mi vida se convirtió en una aventura de película (esto es completamente mi vida real)…

yo lo tomé automáticamente como un desafío personal. Y me puse manos a la obra.

Para que estemos todos en la misma página, hay que saber lo siguiente: El Wine Dispenser es algo así como una caja premium de vino que llevarías de regalo de nuevo a casa en un viaje, pero que adentro tiene una bolsa cerrada herméticamente, lista para mantener las propiedades naturales del vino por 6 semanas una vez abierto.

#4Amigos6Semanas1Vino: Wine dispenser de Suter

Dicho eso, entendí que no hay mejor manera de probar algo que tiene que ver con vinos y que mantiene su calidad con el paso del tiempo, que hacerlo con un grupo de amigos de esos que también supo mantenerse firme y hasta mejorar con el paso del tiempo, las buenas, las malas y los desafíos.

Y no sigo porque me pongo cursi.

La cuestión es que uno cumple años el 11 de Octubre y su fecha ya la festejamos, pero los demás cumplimos: uno el 20 de Diciembre, otro el 18 de Enero, y la temporada de cumpleaños la cierro yo con el 31 de Enero de 2016. Del 20 de Diciembre al 31 de Enero hay exactamente 42 días, o dicho de otro modo, 6 semanas.

Así que en este caso el desafío con los Wine Dispenser que nos regalaron va a ser abrir el vino para el cumpleaños de «Logu» (20 de Diciembre), hacer que viva con nosotros la temporada de verano 2015-2016 (acompañándonos a quintas, asados, noches especiales, terraceadas estrelladas, escapadas a la costa, y etc), tomar algunas copas más en el cumpleaños del «Chino» Fruty (18 de Enero), y que este genial invento demuestre que cumple con lo prometido con el brindis final, el próximo 31 de Enero de 2016 en el asado por mi cumpleaños.

Un wine dispenser rinde por 20 copas (4 botellas), así que con uno solo nos alcanzaría para hacer un brindis en cada cumpleaños (una copa cada uno), y encima tendríamos dos chances más de brindar por las sorpresas que sea que nos depare el verano para festejar.

A la par, y para no quedarme atrás, yo voy a tener un wine dispenser paralelo para ir tomando una copita diaria, porque no hay que esperar a las fechas especiales, es uno el que hace que terminen siendo especiales. Y sí, porque cualquier excusa es buena para tomarse una copa de vino. 😛

Como la caja misma me promete «garantía de calidad de la primera a la última copa», ya tenemos guardada aparte una de las botellas del mismo malbec que trae el wine dispenser para comparar si en el día 42 es real que la calidad y las propiedades del vino se mantienen intactas.

Así que ahí está presentada en sociedad la primer propuesta/desafío que tenemos para nuestro verano (y la primera que planeamos con tiempo y hacemos pública, todo un logro para gente como nosotros): #4Amigos6Semanas1Vino. 🙂

Y así, queridísimos y queridísimas, en este blog damos por iniciado un verano de desafíos nuevos, locuras nuevas, y huevadas con amigos. Como tiene que ser.

¡Salud! 🙂