No compliquemos las cosas simples

Un profesor de filosofía le hizo a sus estudiantes sólo una pregunta en su examen final. La pregunta era «¿Cómo me vas a hacer creer que esa silla que está adelante tuyo es invisible?«.

A todos los estudiantes les tomó una hora terminar de escribir la respuesta, excepto por uno, vago, al que solo le tomó 5 segundos. Al final del día se publicaron los resultados, y el estudiante vago tuvo el puntaje más alto. ¿Sabés cuál fue su respuesta?: «¿Qué silla?«.

La lección: No compliques las cosas simples.

Es del tumblr Aysayako. Simple, pero precisa como para (ahora sí) arrancar la semana enfocados. 😛