Con mi estimadísima progenitora fuimos hace ya más de un año a ver Más respeto que soy tu madre, «la obra de teatro que escribió un blogger«, según le dije para que entienda que a algunos bloggers les va bien y la gente los respeta. Le conté la historia de Casciari, le leí partes de sus libros, todo.

Justo ayer, al ver que la obra sigue llenando funciones a lo pavote, me preguntó qué era de la vida del tipo y de su blog. Le conté de Espoiler y que hace una banda que no escribía en Orsai. Y hoy me desayuno con un post espectacular y algunas novedades fuertes.

Al tipo lo amo, quede claro de antemano. No sólo por como escribe, sino por éstas cosas copadas que hace. Y porque las hace con ese ánimo y esa actitud de niño quilombero que me copan.

No digo más nada, porque escribir algo sobre el tema sería casi como hacerse el langa haciendo jueguito en la presentación del programa de Maradona… pero el que le interese la vida del «Gordo», puede deleitar su jueves con el post «Matar la crisis a volantazos«.