Soretes de punta

Curiosa la noticia. Y por lo que me dijeron (no puedo comprobarlo por mi mismo) allá en Buenos Aires está algo así el clima con ésto de Santa Rosa, ¿no?. 😛 No es que llueva mucho en cantidad, pero que hay un clima de mérdus, seguro.

No es que quiera arruinarle la existencia santarroseña a nadie, pero acá hacen unos 30, 32 grados, y no hay ni una nube. 😛 Está una hermosura.

Claro, eso sacando el tema de que en la parte de Carolina del Norte hace unos días están esperando al Huracán Earl. Pero por lo visto está perdiendo fuerza y ya no llega a nada…

Pero cuando digo esperando, digo esperando. Los yanquis mandan 50 cámaras en vivo desde las distintas playas con periodistas mirando al mar y diciendo «Todavía nada, pero si llega va a estar llegando por acá. Y esa señora, ese perrito, y ese guardavida, ¡van a volar al sorete!«.

Del US Open lo único que sé es que todos los hoteles de por la zona están hasta las manos. Y que el otro día pasamos por uno de los estadios. Lo demás ni idea. Ustedes me actualizarán, espero.

Pero bueno, éstos días del viaje vienen siendo espectaculares. Por el momento estoy en un congreso (por el que vine en realidad), y desde el Lunes me voy a Manhattan a la parte más hot de la cuestión. Y ya tengo novedades copadas también. A la vuelta muestro. 😛

Gracias por los saludos, la buena onda, y los buenos deseos. A los que les interesaba, les cuento: en el viaje de ida es ESPECTACULAR que no me dolieron para nada los oídos. Una cosa de locos.

Como comentario más general y menos particular: AMO viajar. La sensación y experiencia en sí. Al que pueda hacerlo (que es MUCHISIMA gente más de la que cree), me tomo el tiempo de volver a recomendarselo. No tiene que ser un gran viaje. Viajar nomás.

Me retiro un pedo a dormir, que mañana estoy temprano arriba. ¡Que la sigan pasando lindo!. 🙂 ¡Y que sigan ayudando al amigo Guille!. 😉