Una viñeta de Erlich que yo vi gracias a la atenta, sincera, y desinteresada (?) recomendación via Google Reader de mi amigo Lucas. Parece que no soy el único que quiere cambiar el iPhone. 😛