Toda mi adolescencia quise tener un aparatito a modo de consolita de mano que sea simplemente algunas columnitas de botones y que al apretarlos le pusieran a la situación que estoy viviendo el efecto de sonido que creo apropiado. Una gomada, claro está. Pero son esas cosas que uno piensa en la adolescencia, en plena hora de fisico-química.

En realidad las piensa durante la niñez, pero ahí son vistas como tiernas. Durante la adolescencia definen su punto de ebullición, y más tarde uno es un idiota que no madura más. La historia de mi vida, señores.

Pero volviendo al asunto en cuestión, mi consolita haría todo lo que hace ésta web que me acabo de encontrar y que se llama «Instants Collection» (por eso de que colecciona botones de «Instants»). Algo así como la mamá de las páginas de 20 segundos.

En ésta especie de consola de efectos de tu vida tenés 56 efectos diferentes aplicables a las situaciones diarias. Bazzinga, chanes, un botón de drama, el redoble con platillo, el «cuac», el sonidito típico de la NBA, la música del rickrolling, un «This is Sparta!», DE TODO. Aunque yo estaría bien con una sóla fila de 8 me parece.

A simple vista parece una huevada. Y vaya si lo es. Pero ahora imaginateló echo consolita y pudiendo llevarlo por la vida. Te morís. 😛

Lástima que el iPad no acepta Flash, sino me lo compraba especialmente para ésto…