Una publicidad de Axe para Rumania hecha por una agencia argentina (Ponce Buenos Aires… todavía está haciendo su web). Esta vez me cayó bien. Tiene cierto tono amistoso, una casi historia de amor, y demás.

Aparte inevitablemente es así. No sé si lo que cambia las cosas será el uso o no uso de Axe, pero está claro que por más pegada que tenga uno, muchísimas relaciones de hoy se basan más en una cuestión de marketing personal que de «encajamos bárbaro». 😛

Volvamos al encajamos bárbaro. Se los pide encarecidamente alguien que sabe encajar bárbaro, pero que nunca manejó del todo bien su marketing personal. 😛