Con la misma idea gráfica que la publicidad de Dios, me imaginé a la Navidad bardeando a Halloween. Y como la primera que me salió no era un lenguaje muy navidad («Halloween se la come»), moderé un poco y salió ésto.