De los creadores de… Cacerolas de teflón (?) llega… ¡Ojotas de pasto!

Las veo en el blog de Hernán, y todavía no sé si son un producto real, un invento flashero de un grupo de amigos pasado de copas, o una mezcla de los dos, lo que nos deja: un invento japonés contemporáneo.

No sé si tomarlo como «el invento que los amantes de la naturaleza estabamos buscando con ansias«, o como «el colmo de la rutinización del mundo«, el asunto es que ahí están.

Unas «havaianas» de pasto.

Regalas una vez por día, bien a la mañanita o al atardecer. Ahora… si el pasto de River queda así de hecho bosta cuando hay un Quilmes Rock… ¡éstas ojotas no se deberían ni asomar a los 4 meses que dice que duran!