Después de recomendar «El talento nunca es suficiente» (que hubo varios que me dijeron haberlo leído) y de leer algunos libros que no valían la pena (a mi gusto) «analizar», encontré uno que me gustó como para agregar a la lista de los Libros recomendados.

Se llama El mago de los millonarios, tiene 222 páginas y por más que por el título parezca uno de los libros que hablan de la libertad financiera, las cosas económicas, las salvaciones, las inversiones, «hágase rico rascándose el higo», y demás, no tiene nada que ver.

El resumen argumental cortito, no muy profundo, y en mis palabras sería más o menos el siguiente:

Un mago muy bueno y conocido estadounidense, cuenta tácticas, «secretos», «formulas» o trucos que usa para cautivar a un público, transmitir sólo lo que quiere transmitir (y al mismo tiempo dejar de transmitir lo que no quiere), y lo aplica tanto a públicos grandes (para oradores, maestros, conferencistas, o el que sea que hable frente a un público), como para relaciones comunes «uno a uno».

Es «El mago de los millonarios» simplemente porque ese es el apodo que le pusieron a Steve Cohen, el autor, por dar todas las semanas sus shows en uno de los hoteles más caros de Estados Unidos. El mismo tema del nombre, del apodo por el que es reconocido, y demás, es un ejemplo (en uno de los capítulos) de una de los consejos que da.

El libro al estar escrito en primera persona (con experiencias personales del mago y en un lenguaje «de charla de amigos») es muy llevadero, y obviamente no hay que saber nada de magia para entenderlo. Tiene ejemplos bien gráficos tanto propios como ajenos para cada cosa y usa algunos ejercicios que están «al alcance de todos» para desarrollar ciertas cosas que el autor cree necesarias.

Un buen ejemplo de unos ejercicios es, en el caso de alguien que necesita hablar en público, para perder la vergüenza, quedarse parado mirando al «público» cuando uno entra a la sala de cine. Para eso habría que entrar un ratito antes de la película y simplemente pararse adelante, para que sea menos chocante el día que ese público sea real. Si te sentís incómodo (dice el autor) podés hacer que buscás a alguien, o algo por el estilo. La idea es superar el miedo a la masa de gente.

Aunque insisto que tiene tips muy buenos de relaciones individuales (osea «uno a uno») y sobre la imagen a dar ante los demás, es especialmente un muy buen recurso para gente que hable o actúe (o que tenga planeado hacerlo algún día) adelante de un público grande. Cosas que al momento de pararse adelante de la gente uno no tiene en cuenta y que después es difícil analizar por cuenta propia.

Como cosas negativa le veo el hecho de que tiene algunos «trucos» que se pueden «usar para bien» (ésto es por ejemplo dejar de transmitir algo que realmente uno no es), hay varios que suenan bastante manipulativos. Ya de por sí el hecho de «influir en las personas y obtener lo que deseas» me suena un poco oscuro. Y aunque no es una parte importante del libro, es una parte que está y por la que digamos que no abogo.

Por otro lado, el autor usa bastante ese recurso de vendedor de colectivo que dice que ésto que te va a decir es importantísimo y no se lo dice a nadie, pero que como él es un pan de Dios, decidió ponerlo en el libro para que vos lo sepas. El hecho de que se note ese juego de quererme hacer sentir exclusivo medio superficialmente mucho no me gustó.

Pero al margen de eso, que no es el centro del libro ni mucho menos, creo que es un buen libro para aprovechar. Te fijás en reacciones y movimientos tuyos que antes no te fijabas, te fijás en impresiones que por ahí das y que no querés dar (ésto a mi me pasó con un conocido que se me venía a la cabeza de ejemplo en varios puntos).

Como siempre, teniendo en cuenta los puntos fuertes y los que no me gustaron, ahí está «El mago de los millonarios» como libro recomendado. Para el que lo quiera comprar, se consigue online por ejemplo en Cúspide, a $31.

Y bueno, si alguno lo leyó (o lo lee de ahora en más), sepa que su opinión es bienvenida en los comentarios.