«La felicidad no es una estación a la que se llega sino una manera de viajar

Margaret Lee Runbeck

Tengo una familia que entre algunas virtudes que tiene, destaca la de tener un muy buen sentido del humor y mantenerlo hasta en las peores situaciones. Y no es cuestión de andar enumerando, pero cuando digo peores situaciones no digo «se me cortó internet», sino realmente malas situaciones.

El otro día por un par de cosas que me pasaron todas al mismo tiempo, y por la urgencia que tenía de arreglarlas, estuve hasta ayer a las corridas para solucionarlas y que salgan todas bien. Un amigo estuvo desde que empezó el problema hasta ayer a la noche (que lo solucioné todo), y me dijo un par de frases que para el seguramente fueron una frase más, pero que a mi me llamaron la atención…

Por un lado fue «Lo loco es que estás tranquilo, yo a ésta altura estaría largando espuma por la boca más o menos», y por otro «¡Y encima seguís haciendo chistes!». Yo si no me lo decía no me hubiera dado cuenta porque es de la manera en que fui criado, de la manera que me acostumbré a ser (y gracias a mis viejos por eso).

La frase tiene la misma idea de aquella que dice «La felicidad es un trayecto, no un destino» (que viene con un texto copado), y es que esa me parece que es la idea. No buscar llegar a ser feliz «después de», sino «durante».

La Biblia habla del gozo, que alguien alguna vez me describió como «una felicidad que va más allá de las cosas que pasan». Sabés que las cosas (buenas y malas) van a pasar, pero tu felicidad no depende de esas cosas.

Y hablando con adolescentes a diario (por el tema de la iglesia, que ya conté un par de veces) veo que casi que está «de moda» estar deprimido. Está de moda estar disconforme con todo (y no en el sentido de buscar algo mejor, sino en el sentido de tirarse en el sillón a quejarse de la vida). Está de moda ser triste, estar cansado, «no dar más», y etcétera.

Como dice la frase, la felicidad no es algo que te llegue por arte de magia «después de», sino que es algo que cada uno elige o deja de elegir en el «durante».