En los últimos días el "ritmo de publicación" (si, que querés que ponga "posteo"? jemonoejodé!) y el "ritmo de respuesta a los comentarios" mío bajó un toque, lo que llevó a que varios se preocuparan (algunos en joda, algunos en serio).

Para tranquilizar a algunos y explicar a otros que no veo en persona lo que pasa (quede claro: no a modo de "justificación de baja de ritmo", eh!), veamos algunos items que afectaron al asunto:

1) Trabajo

Cuando estoy corriendo con tantas urgencias de webs, blogs y programación en general, lo último que me da ganas de hacer es llegar a casa y tener de esas mismas como si fueran "sarna con gusto".

2) Amor

Si junto "problemas", con "amor", y eso tiene un fuerte impacto negativo, todos sabemos de qué estoy hablando. Así que evitemos el tema.

Y evitemos preguntar "Y como estás?", o preguntas por el estilo. Se hacen incómodas e irritantes, y por otro lado, todos sabemos que en una situación así uno por más que aparente otra cosa, no puede estar "como para revolear manteca al techo" (?).

Ah, de paso también evitemos las condolencias extremas… ya conocen mi manera de pensar del dolor, el sufrimiento, el futuro, la felicidad, Dios, y demás… 

3) Sueño

Tenía bastante de éste ultimamente. 

4) Iglesia

No creo tener que explicar de nuevo que voy a una iglesia y soy "profe" de los pibes (y pibas) de 13 y 14 años (ok, lo acabo de explicar de nuevo). El asunto es que el año termina y estamos preparando algunas cosas copadas de cierre que consumen tiempo. 

5) Personal 

Y bueno, ya que andamos con el asunto personal, si querés te cuento que es muy probable que va a ver a Soda a la "Despedida posta posta", el 21 de diciembre. No porque me muera por ir, sino porque voy con gente copada. 

Lo mismo, puede que vaya a ver a Calamaro (ésto lo acabo de decidir)…

Y puede que me corte el pelo (ésto creo que el pelo lo decidió por mi). 

Y puede que me vaya a El Salvador en enero. Y que aprenda surf de paso. 

Todo muy loco. 

Gracias por preocuparse, posta. Me di cuenta que nos gusta tener a alguien que se preocupe por uno… o por lo menos a mí. Que esté atento a pequeñas cosas como puede ser no responder comentarios, publicar cosas menos seguido, o cosas así…

Así que gracias! Y al que no le respondo el mail o el comentario, sepa que lo leo, pero que al apilarse, dan fiaca… y por lo menos éstos días me la permito… 🙂