Todos conocemos por lo menos una persona (o un grupito) que es de esas que nada pareciera venirles bien (si, hay una frase para eso). Conocemos a las que son así en exageración y conocemos también, pero a veces no nos damos tanto cuenta, a las que son así todo el tiempo y no tan notoriamente.

Me pasa que en un grupo de trabajo que tengo estoy con otras tres personas que son de éste tipo. No todas son personas que piensen que la vida es una porquería o cosas así (una un poco que sí). De hecho una de las otras suele pensar en la vida como algo espectacular, pero que simplemente ella no puede disfrutar porque es como que «está trabajando y estudiando las horas suficientes como para disfrutarla algún día».

Por lo menos yo tengo claro que una persona que piensa así, salvo que en algún momento cambie su forma de pensar por algo, no va a disfrutar la vida NUNCA. No porque yo sea algún tipo de profeta o adivino, sino porque es obvio. Si ahora (a los 20- 25 años) no tenés tiempo para vivir, seguramente en el futuro tengas más presiones, más preocupaciones y problemas, y tengas MENOS TIEMPO TODAVÍA. Y el tiempo pasa y patapúfete, te morís.

Pero en defensa de éstas personas tengo que decir que sólo los tomo como ejemplo por poner uno, porque me parece que la gran mayoría de la gente piensa así (aunque sea en el fondo de su corazón).

Ojo: no pido que no nos quejemos directamente. Siempre alguno tiene algo que no le gusta, algo que preferiría de otra manera, alguien a quien querer acogotar, o algo por el estilo. Pero es diferente. Una cosa es una queja y otra cosa es la queja como deporte.

Que «no puedo más», que «es un garrón», que «es increíble todo lo que tengo que estudiar/trabajar», que «no aguanto más el trabajo», que «no soporto más a mi jefe», y un largo (creanme, LARGO) etc.

Generalmente cuando me preguntan y yo digo que estoy barbaro, que disfruto la vida, empiezan con argumentos del tipo «Y claro, vos porque no estudias!», o «Claro, vos porque trabajás de lo que te gusta, con quien querés» (porque hago lo que me gusta y con amigos), «Y encima te sobra tiempo para las actividades ‘extra’ que quieras» (remo, fútbol, y demás).

Por un lado, algo tiene que quedar claro: cada uno elige vivir su vida de la manera que quiere. Algunos tenemos (si comés por lo menos 2 comidas por día, vos también tenés) más oportunidades que otros, eso es claro y totalmente odioso, pero igualmente todos deciden qué hacer con la vida que les tocó.

En el momento que se da esa elección, cada uno está eligiendo el rumbo y las posibles consecuencias de ese rumbo. Yo puedo decidir no estudiar, querer trabajar con amigos y que me salga mal y tener que rebuscarmelas para ganar la plata. Y eso es totalmente posible, algo que estaba entre los riesgos de mi elección.

Yo puedo no estudiar y bancarme que todo el mundo ponga esa cara tan especial cuando me preguntan y digo «Nada». O bancarme que todo el mundo me mire con cara de «Pobre, es un pendej* irresponsable, recién en el futuro va a entender que tiene que trabajar 20 horas por día y estudiar otras 20 más para poder ser feliz… ya va a crecer y se va a dar cuenta!». Y la verdad que comentarios como ese, dejando un poco el «protocolo» (si es que alguna vez lo hubo) de lado, rompen bastante las bolas, pero es algo que estaba entre las cosas que elegí, así que me la banco y punto. No me quejo de eso porque sabía que iba a venir.

Entonces: claramente no estoy en contra del trabajo o del estudio. Lo que digo es que nadie te impuso nada, si hacés lo que hacés a los 20 – 25 años (o los que sean) es porque de alguna manera lo aceptaste y lo elegiste. Ya sea por una vida mejor, por algo que te querés comprar, o para ir guardando para el futuro. Con ese fin lo elegiste, y sabías que traía riesgos, tiempo que invertir, y demás. Si lo elegiste, disfrutalo, sino elegí algo!

Si no te gusta tu vida, CAMBIALA. Tenés una vida limitada acá en la tierra como para vivir según obligaciones, o «imposiciones sociales».

Vos elegiste y por eso estás como estás y donde estás. Y ahora decidís cómo y dónde vas a estar dentro de unos años. Si hacés lo mismo que hoy, probablemente estés igual. El cambio depende de tu cambio de actitud.

Ahora que sabés eso, si querés DECIDÍ TU VIDA, DISFRUTÁ TU VIDA, VIVÍ TU VIDA… y si no lo hacés, a mi no te me vengas a quejar! 😛