Antes de ver el video: El audio del video no se entiende mucho, pero prestándole especial atención al audio, apuntando el oído para el parlantito (como si eso cambiara mucho… mientras uno apunta más, el otro apunta totalmente menos!), y cerrando más un ojo como poniendo «cara de escuchar», seguramente se va a poder disfrutar…

Ahora sí, la verdad sea dicha: el video no transmite una verdad reveladora, no es que vas a ser un tipo más feliz después de verlo, o algo así, pero es un enfoque diferente y copado de la historia del «dedito que compró un huevito», que por lo menos acá en Argentina es bastante conocida.

No me queda claro al final quién hace el video ni para qué lo hace, pero me pareció muy copado.

Incluso la mentalidad emprendedora me hizo acordar a «la fábula del turista inversor» y el hombre de la hamaca, que leí y que comentaba hace un tiempo… será que el huevito era feliz así con su vida? Sin hacer ninguna inversión millonaria? 😛