Hay quienes desde chicos desarrollamos esa capacidad innata de estar parados frente al televisor en momentos claves del fútbol. Claro que con el tiempo nuestros padres se encargan de que nos deshagamos de dicho don a fuerza de almohadonazos, gritos, o crisis existenciales. Y es que de por sí se hacen pocos grandes goles como para andar interrumpiéndolos justo cuando pasan…

En casa pasaba que mi viejo iba a ver todos los partidos de Racing a la cancha, y a la vuelta esperaba todo el día (o a veces todo el fin de semana) para poder ver la repetición de algún gol o alguna jugada polémica del partido del Viernes (hasta hace un tiempo ninguna imagen de dentro del césped podía transmitirse por ningún programa hasta que «Futbol de Primera» las pase primero… había incluso transmisiones que relataban y apuntaban la imagen todo el partido a la tribuna, para no perderse «el vivo»… así de loco como suena todo).

En ese momento del Domingo a la noche, a la hora de la cena, repetían las jugadas más importantes de todos los partidos juntos, después de esa especie de veda. Y a veces yo, a veces alguna de mis hermanas, familiarmente desarrollamos esa capacidad nativa de ponernos adelante de la tele JUSTO en el momento de la repetición más importante. Así como los nenes nacen hoy sabiendo manejar un iPad, nosotros nacíamos con esa capacidad innegable de hincharle las bolas a mi viejo en las mejores jugadas.

Quizás por eso me causaron el doble de gracia éstas dos publicidades de los «Arab Games Doha 2011», que se están desarollando ahora mismo en Qatar. La idea de la «Ticketing Campaign» es ¿exagerar? un poco esas interrupciones que suelen darse al mirar los partidos por televisión y fomentar la idea de que la gente vaya la cancha a vivir el espectáculo.

Me parecieron simples pero simpáticas. Me sacaron una buena risa, digamos… 🙂