Siguiendo con la onda del viaje a Perú, ya había hablado de los transportes en Perú (siempre en mi opinión personal), y hoy voy con otro tema. Esta vez, uno que le da saldo positivo al país: Las playas de Perú.

Aunque conocí pocas (distintas playas de sólo dos ciudades), las que conocí son buenas y está bueno decirlo y mostrarlo. Está bueno también decir que no conocí las playas de Máncora (un balneario del departamento de Piura) que según dijeron todas las personas que conocimos, son las mejores playas de Perú.

Las que conocí son entonces las playas de Lima y las de Huanchaco. Entre las ventajas que comparten está por ejemplo el hecho de que al tener costa al Oceano Pacífico, todas las tardes soleadas significan un paisaje como éstos:

Las playas de Lima

Lo principalmente bueno (a mi gusto) de las playas de Lima es que habiendo nacido en Buenos Aires no puedo imaginarme la vida que vivían varias de las personas que estuvieron con nosotros durante el viaje: se despiertan a las 5 de la mañana, van a surfear 2 horas, vuelven a casa, se bañan y ahí van a la oficina. Arrancan el día de una de las maneras más relajantes que se me ocurren. 😛

A lo que voy es: teniendo una gran ciudad como es Lima, además tener playa, ya es de por sí para mi un lujo increíble.

Las playas de Lima son varias, y distintas. Todas muy aprovechables para el surf (no dicho por mi, sino por la gente que sabe de allá), y todas con agua generalmente fría (algo así como el agua de Mar del Plata, por ejemplo).

Un detalle que no me gustó es que en su mayoría (todas las que conocí, pero me dijeron que en Punta Hermosa hay lugares que no es así), las playas de Lima no tienen arena sino piedras. Piedras de tamaño importante en el caso de la Pampilla o Barranquito, por ejemplo.

Al no ir en pleno verano no sabría decir si en esa época están muy llenas, pero en los días que estuvimos nosotros había poca gente.

Por otro lado, en Lima al bajar en una especie de acantilado, desde la playa no se llega a ver la ciudad (basicamente ves una montaña gigante y te imaginás que arriba de la montaña está la ciudad). Eso para algunos está bueno, y para algunos malo. Como sea, en Huanchaco pasa directamente lo contrario, así que en las playas de Perú tienen esa variedad.

Playas de Huanchaco

Las playas de Huanchaco son más lo que una persona como yo va a buscar en una playa. O mejor: son más lo que una persona que viaja a un lugar por la playa va a buscar en una playa.

Ésto es: arena más blanca de lo que estamos acostumbrados en Argentina (ya de por sí que haya arena es un buen punto viniendo de Lima), agua un poco más clara y un poco menos fría, más espacio de playa, menos ciudad, más gente y con ellos más turistas, algunas palmeras, bares a la playa, y demás.

Como decía, las playas en Huanchaco siguen casi a la misma altura que la ciudad (no bajan de golpe en un acantilado). Desde la playa se ve la ciudad, los bares, escuelas de surf, hostales, hoteles, taxis y colectivos pasando, montañas de fondo, y demás.

Además (ésto ya para el que le interesa viajar), en Huanchaco los precios son más baratos y es una zona muy segura (no así Trujillo, creo que eso ya lo dije antes).

Según lo que escuché, es a Huanchaco a donde va la gran mayoría de peruanos en vacaciones en verano (por una cuestión de que Máncora es más linda pero queda a algo así como 16 horas en Micro).

A pesar de que las playas de Huanchaco me gustaron más que las playas de Lima, como nos dedicamos a tirarnos boca arriba al sol, a caminar por la playa, y a hacer surf, las fotos que tengo de éstas son muy pocas, pero las mejores acá están.

Como decía, las playas de Perú que pude conocer me gustaron mucho. Entre Huanchaco y Lima tienen ondas muy diferentes y objetivos también bastantes diferentes… y Máncora quedará para la próxima. 🙂