GANÓ OBAMA.

En éste momento se cree que están llegando 1 millón de personas a las orillas del Lago Michigan a festejar el triunfo en paz, y esa es una de las tantas cosas que no me imagino pasando en Argentina.

Además, John McCain, como perdedor, en vez de quejarse por la derrota, pedir recuento de votos, y demás, felicita a Obama por su triunfo, en privado por teléfono y en público, ante su público, el que lo apoyó hasta ese momento.

Y no sólo eso, sino que le ofrece su ayuda, pide a sus votantes que apoyen el proyecto de país que hay, y que entre todos saquen al país adelante. Después vemos si son palabras sinceras, y demás, pero se esforzó para que parezcan así, y comparando esa situación con la nuestra en las últimas votaciones, eso es bastante pedir.

Los yanquis tienen muchos errores, seguro. Tienen muchas cosas que dan bronca, puede ser. Pero incluso en una de las crisis más grandes de su historia, cada uno sigue siendo lo que es por algunos motivos de raíz.

Y bueno, al margen de los resultados, y demás, Obama sigue con su impecable «cibercampaña», que aprovecha de manera inmejorable todos los medios posibles (mensajito sms, blog, web, video, twitter, linkedin, lo que quieras).

Ahora está por dar el discurso de la victoria, y lo pasa por streaming de video (osea: en vivo) en su sitio web.