«Navega mientras garca» no daba, así que digamos «mientras iba al baño». Y sí, sigue siendo raro, pero esa es la noticia.

La cosa es que parece que según uno de esos estudios que uno no sabe de dónde salen, cuándo salen, cómo se toma la información, ni para qué sirven realmente, se llegó a la conclusión estadística de que el 10% de los navegadores se usó alguna vez desde el baño (junta en el mismo grupo al baño de casa y el baño del trabajo).

El estudio lo ví en alt1040, se hizo en Reino Unido, y agrega que además el 10% del 10% (el 1%, más fácil) dijo que ama navegar por internet con su computadora portátil desde el baño.

Otro 30% (entre los cuales me incluyo) dijo que navega estando acostado, y finalmente un 40% desde el living y un 20% desde la oficina o el lugar de estudio (colegio, facultad, etc).

Ahora… si me preguntan a mi no podría ponerme en uno sólo de los grupos, y tranquilos que no es por lo del baño, es más bien porque no me imagino a una persona navegando sólo desde su cama. Lo hago para levantarme más tarde, si, pero no podría escribir todo ésto, todos los días, ahí.

Así que me incluyo en el living y en la cama. En cuanto al baño, si hay que reconocerlo, alguna vez lo hice para mirarme y decir «¡Mira que copado!», pero es algo de una vez. No es que me motive mucho el calorcito de la macbook en las piernas. Y no sigo detallando porque no sería de buen gusto, estamos comiendo (?).

Pero bueno, me asalta la duda ahora (y yo como tipo inteligente que soy le digo que se lleve todo pero que no me haga nada) de saber a dónde estás leyendo ésto… Yo por ejemplo, escribo desde la mesa del living, con Friends en la tele de fondo.

Si estás en el baño: fuerza, éxitos, y que sea lo que Dios quiera. 🙂