Matt Mullenweg en Buenos Aires

Hoy en La Nación Revista salió una nota a Matt Mullenweg, el creador de uno de los mejores y más populares CMS del mundo.

Para describirlo en la nota se usan frases como "El chico web", "Cibercelebridad", "Millonario" y "De estatura mediana, jeans prolijamente rotos en una rodilla, camisa blanca con rayitas celestes, zapatillas impecables, cámara de fotos al cuello y sonrisa franca y constante" (mucho detalle para mi gusto, no es Natalia Oreiro, che!).

Creo que, ya que lo tenés acá, le podés hacer una nota en vivo y en directo, y el pibe no tiene aires de Rockstar (todo lo contrario), se podría haber aprovechado mucho más la entrevista. Pero por ahí en ese caso ya cambiaba un poco el público del artículo.

Un punto a destacar de la noticia y que yo la verdad no sabía, es que éste tampoco tiene "estudios formales (universitarios, terciarios) en informática", y cuando le preguntan sobre el asunto dice (parafraseando un poco) que es muy importante en algunos casos, pero en otros no le preocupa demasiado, "porque hay gente horrible que tiene toda clase de títulos, y gente genial que no". Además aclara que aunque el no tiene una educación formal en programación, sus empleados sí la tienen.

A lo que voy con ésto de la educación es: Sin dudas es importante, no es ni malo ni inútil. Pero algo mal tiene que estar haciendo la educación mundial para que de las personas más ricas e influyentes de nuestra época tantas lo hayan logrado sin estudios, y tantas otras, título en mano, no hayan llegado.

Porque podemos decir que con la llegada de internet puede que se le haga más fácil a personas como Matt acceder a todo ese contenido y aprenderlo (que es verdad), pero internet también está disponible para las universidades. Entonces el impacto de personas que cuentan con materias, profesores y al mismo tiempo con internet, por una cuestión de lógica, tendría que ser mayor.

El asunto, sin enredarme mucho más, es que al que le interese el personaje de Matt Mullenweg, ahí tiene la noticia en La Nación y sino, como siempre, su blog en inglés.

Y por último nada más decir que yo a ese muchacho en el Wordcamp le pedí su iPhone para tocarlo y me lo prestó. 😛