Más de uno leyó el título y lo primero que pensó fue «Este muchacho, efectivamente fuma algo raro», pero en realidad no.

Como algunos saben (sobre todo los que leen seguido, o leyeron mi «perfil»), trato de leer todos los días un toque de la Biblia (si, digo un toque porque no es que lea 10 capítulos por día… suelo leer uno o a lo sumo dos cuando estoy inspirado :P). De por sí, es una actividad que recomiendo a todo el mundo (ya lo diría Susana!).

Para integrarnos un poquito más en el tema, hay que saber que la Biblia tiene distintas versiones (que no son más que «traducciones» adaptadas a la época), entre ellas la más común es la llamada «Reina Valera» de 1960. Además hay otra versión, más reciente llamada «Lenguaje Actual», en donde lo que se busca es decir lo mismo, pero de una manera más sencilla, más entendible (y para mi lo logra).

El asunto es que yo estaba leyendo feliz de la vida y me encuentro con Mateo 23:24 (osea, capítulo, numerito grande 23, versículo, numerito chico, 24) que en una partecita dice:

«¡Guías ciegos, que filtran el mosquito y se tragan el camello!»

Cuando leí ésto, mi cara se puso igual a la que vos estás poniendo en éste momento. Dije «EH??» (si, lo dije en voz alta). Entonces ahí me fije en la que es Lenguaje Actual, a ver si podía entender eso en palabras más fáciles…

Ahí el versículo venía un poco de antes explicando y decía ésto:

«¡Ustedes, como líderes, no saben nada! Cumplen los detalles más insignificantes de la ley, pero no cumplen lo más importante de ella. Ustedes son como los que, al beber vino, sacan el mosquito, pero se tragan el camello que hay en el vino

Y ahí me cerró un poco más la cosa.

Y a pesar de que la idea enfoca a otro lado, me puse a pensar en que en otras áreas de la vida diaria es así, un montón de veces cumplimos al pie de la letra un montón de cosas que no son tan importantes para nuestro objetivo, y dejamos sin cumplir otras tantas, que generalmente son la base para cumplir el fin que perseguimos.

Y me lo puse a pensar porque particularmente a veces le dedico más tiempo a cosas que no dejan de ser importantes, pero no son BASICAS para (por ejemplo) mi desarrollo profesional y personal. Por momentos me pongo a hacer cosas secundarias (actualizar, cambiar, arreglar el blog, por ejemplo) y (como en éste momento) tengo trabajos pendientes de hace un par de días! 😛

La solución que usé, fácil. Me puse un cartelito que dice «NO COLÉS EL MOSQUITO», en el corcho de mi escritorio. Cosa que lo lea cuando estoy «tragandome el camello» y pare de una vez y me ponga a hacer primero lo primero. Como para establecer buenas prioridades.

Lo recomiendo para el que a veces es medio volado como yo! 😛