Sí, yo también ví éste video publicado en un par de lugares y me dio fiaca abrirlo porque me parecía que podía ser medio pedorro.

Pero llega un momento en la vida de todo padre, en el que tiene que volar la habitación de su hija. Digo… que tiene que animarse a lo inesperado (?). Así que lo vi en Marketing Alternativo y lo abrí, qué se yo… Y está bueno.

Digamos que es una máquina expendedora de Coca-Cola un tanto… particular, puesta en la Universidad de Atlanta. Dato al márgen: en Atlanta está la sede principal de Coca-Cola, el «Mundo de Coca-Cola«. Digo, puede que tenga ALGO que ver. 😛

Padres, hermanas, anoten: El día que las máquinas de Coca-Cola larguen sanguches así de gigantes y frescos como ese (además de latas de Coca-Cola, obviamente), me voy a vivir sólo.

He dicho.