Feliz semana de la dulzura

Con todo el asunto de la gripe porcina y el hecho de que «no conviene saludar con un beso» («ni siquiera dar la mano») no sé qué tanto correrá el asunto de la semana de la dulzura (de hecho el «festejo» imagino que tiende a cero), pero siempre es bueno recordar que hay gente menos afortunada que uno y más amarga.

No nos preocupemos sólo por la salud propia. «Solidaricemonos«.