CQC 2009

Finalmente hace sólo un par de horas volvió CQC. Mucho se había dicho y mucho me encargué de juntar en el post de CQC 2009, que tenía los primeros datos.

Como habíamos dicho estaban Ernestina Pais a la cabeza, Gonzalito (que igual siguió haciendo el Proteste Ya! a falta de un Malnatti) y Juan Di Natale. A mi gusto se los vió bien a los tres. Gonzalito estuvo todo el programa un poco «quedado», Ernestina fue de menor a mayor, como acostumbrandose al «papel de Pergolini», y Juan Di Natale hace practicamente lo mismo que siempre.

Me gustó la sección de criticar en la cara al político (no me acuerdo el nombre, pero esa que parece que está muy parecida en Telenoche), sobre todo porque mostró que los argentinos somos bocones. Que la misma persona que hace un ratito pensaba y decía convencidísima que D’Elía era la basura más grande del mundo, al ratito decía «ah, si vos me lo explicás así yo lo entiendo, ¿ves?» tratando de escapar a lo que acababa de decir. Los únicos dos que a mi gusto «zafaron bien» fueron el cubano y el que dijo que no era diplomático. Porque lo dijo bien, y porque tiene razón.

Lo demás fueron las secciones de siempre (quedaron afuera algunas nuevas), un buen Top-Five, un buen mini-informe de Alfonsín (que choca un poco con eso de que de golpe todos lo amen), y alguna que otra cosa nueva.

En el «minuto a minuto de Twitter« (más fiel y medible que cualquier otro) la opinión estaba repartida, pero vi varios que todavía extrañan a Pergolini, algunos que les caía bien Ernestina Pais en ese papel, y poco y nada de Gonzalo Rodriguez y Juan Di Natale.

A mi, más allá de lo bien que me caiga Pergolini, me parece que el último año se notaba que hasta ahí estaba bien. Así que creo que el cambio por Ernestina Pais es bueno, no porque sea mejor que Pergolini, sino para no quemarlo y que se retire campeón (como tendría que haber hecho Ubeda en Racing en 2001 por ejemplo, pero eso al margen).

Todavía no se vió mucho como van a encarar los temas políticos (se vieron algunos palos repartidos por igual), pero estaría bueno que no sea el «rebelde porque sí», que está en contra de todo, sino un poco más la idea de solucionar, de aportar, de hacer reflexionar, y demás. Diciendo las cosas que hay que decir y sin callarse nada, pero cambiando un poco ciertas actitudes. Y, obviamente, haciendo reir, como siempre.

Es un laburito… pero para algo son CQC.