Seguramente la mayoría conozcamos el juego de «Los Sims».

Pero para el que no: es un juego de «estrategia y simulación social» (de ahí «Sims»). O sea: creas una familia y te dedicas a… vivir. Hay problemas, situaciones, momentos, accidentes, imprevistos, trabajos, ascensos, alegrías, y demás cosas, como en la vida real.

Bien. Después de años de jugar a Los Sims, el jueguito cumple su décimo aniversario en 2010, y hasta el momento registró todo tipo de variantes, agregados, cambios, expansiones, y demás.

Versiones de todo tipo y color que hicieron de Los Sims uno de los juegos más jugados por la «gente común no nerd» en la última decada (con «no nerd» me refiero a hermanas, mamás, tías, primas, y demás).

Para el que por primera vez escuche las palabras «The Sims» o «Los Sims» en su vida, el video de arriba no va a tener mucha gracia. Para los que alguna vez se volvieron adictos a crear a sus personajes, construir su casa, comprar muebles y cosas que no necesitan (tal como en la vida real), conocer a los vecinos, y demás, seguramente les saque alguna que otra sonrisa.

Son «Los Sims en la vida real». MUY bueno.