«Toda mi vida quise ser alguien. Ahora veo que tendría que haber sido más específico.»

Jane Wagner

Siguiendo con la línea del «¿Qué querés ser cuando seas grande?«, ésta frase mitad en broma, mitad en serio, advierte sobre un punto importante: el de fijarse metas, objetivos, algún punto de llegada, o algunos sueños a los que apuntar.

No es una estructura rígida y obligatoria, ni mucho menos, porque todo eso puede ir cambiando con el tiempo, pero sí una manera de saber para qué lado arrancar en las diferentes situaciones y decisiones que vamos tomando, se me ocurre.

A la hora de pensar para qué lado específico apuntar (y más teniendo en cuenta las maneras inesperadas en las que fue cambiando mi vida en éste año), a mi se me complica bastante definir tranquilo, así que se me ocurrió hacer una mezcla y pensar (por ejemplo): a dónde NO quiero apuntar (quién NO quiero ser), características puntuales de la persona que quiero ser, y hasta detalles particulares que quiero que tenga la vida de la persona que quiero ser (un ejemplo: por cómo soy, apuntaría a una vida que incluya la mayor cantidad de viajes posibles).

¿A alguno se le ocurre alguna «tactica» más? 😛