Había una vez un muchacho que le preguntó a una chica si se quería casar con él.

La chica dijo "NO".

Y el muchacho vivio feliz para siempre.

Vía The fucking shit