Otra de esas simpáticas campañas futbolísticas de Heineken. Seguro: es otra de esas muy copadas en las que todo resulta sospechosamente ideal. Pero elegimos creerle y disfrutarla como algo lindo de la vida publicitaria.

La consigna: Estás en un bar con tu novia, tomando algo. Vas a la caja y te dan media entrada para la final de la Champions. Te dicen que te podés ganar la otra mitad (que en realidad son dos entradas) si, sin explicar nada, salís corriendo y dejás plantada a tu novia en la mesa. Después vas a tener que seguir un par de instrucciones más, pero todas de ese mismo nivel de «gravedad». ¿Lo hacés?

La prueba se hizo en Madrid y los resultados están en el video de arriba.

La duda es: ¿Ya fue total ella lo va a entender? ¿Esas cosas no se negocian? ¿Y si ella lo hace por entradas para un show de Axel? ¿Es tan grave esto realmente? ¿Y para la final del Mundial? ¿Y si no vale volver nunca? 😛

Yo vi el video en Una pausa para la publicidad.